Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las salidas de tono que costaron el puesto al consejero de Sanidad

Javier Rodríguez, destituido hoy, cargó contra Teresa Romero en plena crisis del ébola

El consejero de Sanidad de de Madrid, Javier Rodríguez.
El consejero de Sanidad de de Madrid, Javier Rodríguez.

Mes y medio después de que la auxiliar de enfermería contagiada por ébola superara el mortal virus, el consejero de Sanidad madrileño, que no dudó en cargar contra Teresa Romero mientras esta luchaba por su vida, ha sido destituido. Javier Rodríguez acusó a la sanitaria de mentir por haber ocultado supuestamente a su médico de cabecera que había estado en contacto con el ébola, insinuó que si Romero erró al ponerse o quitarse el traje de protección era porque no era muy avezada, y se jactó de haber solucionado la crisis por la enfermedad en España. Estas son las salidas de tono que le han costado el puesto:

  • "No descarto que nos pudo haber estado mintiendo"  El 8 de octubre el consejero de Sanidad compareció en la Asamblea de Madrid para dar explicaciones en plena crisis del ébola. Eran días críticos en la lucha de Teresa Romero contra el virus. La auxiliar de enfermería había sido ingresada solo dos días antes y se encontraba al comienzo del periodo en el que la enfermedad es más virulenta. Javier Rodríguez la acusó en sede parlamentaria de mentir. "Hoy ha reconocido un error al desvestirse del traje. Todo este tiempo lo negó sistemáticamente, como ocultó que había tratado a un enfermo de ébola", dijo el consejero ante el estupor de los profesionales de enfermería, que vieron en sus palabras una "criminalización" de los sanitarios. "Esto es de mi cosecha, pero no descarto que nos pudo haber estado mintiendo”, abundó.
  • "Yo llegué a la política comido" Un día después, el 9 de octubre, Javier Rodríguez concedió una entrevista a la Cadena SER, en la que admitió que sus expresiones del día anterior pudieron estar "desafortunadas", pero volvió a insistir en que la auxiliar de enfermería mintió. Dijo que tenía "pruebas" de que ella no había dado toda la información que tenía, y se descolgó con unas chulescas declaraciones de que no tenía apego al cargo. "Si tuviera que dimitir, dimitiría", aseguró. "Yo llegué a la política comido", sostuvo, y se apresuró a aclarar que no tiene "apego" al cargo porque es médico y "afortunadamente" tiene la "vida resuelta".
  •  “No hace falta hacer un máster para ponerse el traje" El alto cargo sanitario continuó con sus críticas a la enferma de ébola, dudando de que la formación que esta recibió sobre el traje de protección no fuera correcta. En El programa de Ana Rosa, en Telecinco, expresó: "Para explicar a uno cómo quitarse o ponerse un traje no hace falta hacer un máster. Pero unos tienen una mayor capacidad de aprendizaje que otros", le comentó a la presentadora. "La actitud del Consejero es éticamente despreciable e insultante para los profesionales sanitarios", señaló la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, que acusó al consejero de asumir el tratamiento de enfermos de ébola en el hospital Carlos III de Madrid "sin garantizar ni los medios técnicos, ni la formación, ni el entrenamiento suficiente del personal sanitario".
  • “Tan mal no debía estar para ir a la peluquería" Ese 9 de octubre el responsable de Sanidad de Madrid concede una entrevista también en Onda Cero, donde mantiene la estrategia de responsabilizar a la auxiliar de enfermería de su contagio, pero incluso hasta de la crisis. “Ha tardado mucho en decir lo que había hecho, nos hubiera evitado un quebradero de cabeza”. Insiste que la enfermera se encontraba bien, y una de las razones que da es que la enfermera acudió a depilarse después de salir del hospital. “Tan mal no debía estar para ir a la peluquería”.
  • "Tengo que felicitarla porque no se ha muerto” La gota que colmó el vaso para el Gobierno regional se produjo ayer miércoles. El consejero se jactó casi de haber curado a Teresa Romero y de haber librado a España del ébola. Si él "lo hubiese hecho mal", dijo, Teresa Romero "no estaría hablando", a lo que añadió que si su gestión frente a la crisis del ébola no hubiese sido la correcta, "España seguiría teniendo esta enfermedad". "Lo que tengo que hacer es felicitarla porque no se ha muerto y porque haya tenido un final feliz", explicó.

Más información