Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra de IU se agrava en Madrid al amparar la dirección a Tania Sánchez

El líder regional achaca las acusaciones de corrupción a maniobras del PP y el PSOE

Tania Sánchez, hoy, durante el cierre de campaña.
Tania Sánchez, hoy, durante el cierre de campaña.

Izquierda Unida libra desde hace días en Madrid una guerra interna sin cuartel contra sí misma con motivo de las primarias que decidirán el domingo a sus candidatos en las municipales y autonómicas de 2015. Su dirección regional cerró ayer filas públicamente para proteger a una de las aspirantes, Tania Sánchez, del “ataque frontal” de PP y PSOE, una reacción que, lejos de asentar los ánimos, encrespó la tormenta.

Su coordinador regional, Eddy Sánchez, censuró en público la “injerencia” e “intento a la desesperada” de dañar a IU que, a su juicio, supone la filtración a la prensa de una presunta actuación ilegal de Tania Sánchez en su etapa como edil del municipio madrileño de Rivas (2007-2011).

En 2008, la entonces concejal y ahora diputada regional refrendó, como miembro de la Junta de Gobierno, la adjudicación de un contrato de 136.851 euros para talleres a una cooperativa que administraba su hermano. Ese contrato, licitado por otro edil, fue adjudicado a nivel técnico como la oferta más ventajosa, pero la ley obligaba a Sánchez a comunicar su parentesco y abstenerse en la reunión de la Junta de Gobierno que firmó la adjudicación.

Sánchez defendió ayer que su participación en la Junta no fue “decisiva”, pues había seis ediles más y el entonces alcalde, José Masa, y la decisión fue unánime.

La dirección de IU en Madrid se reunió ayer con ella de mutuo acuerdo para que se explicara. Sánchez negó los hechos y fue creída por la dirección, según fuentes presentes, pero se le exigió aportar información para probarlo; ella accedió. La comparecencia posterior de Eddy Sánchez, cerrando filas en público, disgustó sin embargo al sector mayoritario en IU (al que este pertenece), que esperaba mayor dureza.

La Comisión Ejecutiva de IU en Madrid apostó el martes por encargar un informe jurídico sobre las supuestas irregularidades a iniciativa del sector mayoritario, que teme el uso político que puedan darle al caso PP y PSOE.

Esta corriente tiene mayoría en la Comisión Ejecutiva, y respalda como candidatos en las primarias a José Antonio Moreno (para las autonómicas, en oposición a Sánchez) y a Raquel López (para el Ayuntamiento, frente a Mauricio Valiente). Tania Sánchez y Mauricio Valiente son respaldados por la principal corriente crítica, que cuenta con el apoyo del coordinador federal, Cayo Lara.

El malestar por el cierre de filas se tradujo así en un comunicado emitido poco después por Somos IU, una familia afín al propio Eddy Sánchez e integrada en la corriente mayoritaria, que exigió a Tania Sánchez “demostrar con datos y documentos que es ajena a prácticas irregulares o renunciar a su condición de candidata”.

Dentro de la corriente mayoritaria se teme que Sánchez ganará las primarias, y se achaca a la movilización de simpatizantes para contrarrestar un supuesto menor apoyo de los afiliados. En la votación pueden participar los miembros de la formación (unos 5.000) y todos los mayores de 16 años “sin afiliación a otro partido que concurra contra IU en las elecciones” en calidad de simpatizantes.

El reglamento aprobado en octubre preveía que los votos de unos y otros fueran a la misma urna. Pero la corriente mayoritaria impuso su mayoría en la comisión ejecutiva del miércoles para, en contra del sector crítico, separar en urnas diferentes los votos.

El coordinador regional afirmó ayer que valdrán lo mismo, pero subyace la denuncia de la corriente mayoritaria de que los partidarios de Sánchez y Valiente han movilizado a su favor a personas próximas a Podemos. La comisión ejecutiva purgó a 300 simpatizantes por ese motivo, y dejó congelado el censo de Torrejón.

El apoyo de afines a Podemos se explicaría porque Sánchez y Valiente apuestan por una confluencia total de fuerzas de la izquierda, mientras sus rivales prefieren un modelo de coalición. Valiente acusó ayer de “insulto” a los simpatizantes y de “paso atrás” a nivel organizativo la separación de urnas en las primarias.

Más información