Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presunto pederasta de Madrid amenazó con violar a una niña en 2011

Fichas policiales vinculan al detenido con robos, violencia de género y un secuestro.

Antonio Ortiz figuraba con distintos alias, como Darek o Piolín en un largo historial delictivo

Era el "enemigo público número 1" de Madrid. La policía buscaba a un hombre de entre treinta y cuarenta años, con lunares en la cara, muy musculado, de piel blanca y pelo claro, porque así lo habían retratado varias de sus víctimas a los investigadores. El conocido como pederasta de Ciudad Lineal alternaba en sus crímenes un utilitario marca Toyota y un Citroen Xsara Picasso. Y disponía de una vivienda donde consumar sus abusos. El sumario que investigaba cinco violaciones a menores y otros dos intentos de secuestro acumuló hasta este verano miles de folios desde la primera agresión, en junio de 2013, en Coslada. 

Los mandos policiales habían entrado en pánico, temerosos de que la próxima vez pudiese acabar con la vida de una de las pequeñas, dada la brutalidad de los ataques. Cargos policiales reconocieron a EL PAÍS que mandaron investigadores a la calle sin ton ni son. Que algunos agentes se ofrecieron a colaborar en las pesquisas durante sus horas libres. Las investigaciones analizaron decenas de miles de vehículos y más de un centenar de perfiles.

Hasta que el pasado 15 de septiembre, Antonio Ortiz pasó de las fichas de los "no descartables policialmente" a "sospechoso cualificado". Confluyeron en él diferentes líneas de investigación: la descripción física de las víctimas coincidía con su aspecto y los registros de las compañías telefónicas lo situaban junto a su móvil en los lugares donde se cometieron los delitos. Escarbando en las fichas policiales, los agentes hallaron una lista interminable de antecedentes por delitos muy graves. Así consta en el sumario de la Operación Candy, cuyo secreto ha levantado la juez María Antonia de Torres Díez-Madroñero:

  • El 13 de mayo de 1998 agentes de la comisaría de Ciudad Lineal en Madrid le detienen por amenazas.
  • El 18 de septiembre de 2007 la sección de Secuestros y Extorsiones de la Comisaría General de Policía Judicial le arresta bajo el alias de "Darek" por participar en el pago de un rescate de 300.000 euros por un secuestro perpetrado entre ciudadanos búlgaros.
  • El 2 de septiembre de 2009 agentes de la comisaría del distrito de Salamanca en Madrid lo detienen por participar en un robo con fuerza en una clínica de Madrid.
  • El 15 de diciembre de 2009 la Brigada Local de Policía judicial de la Comisaría de Alcorcón lo arresta bajo el alias de "Piolín" como autor de un robo con violencia junto a una banda organizada de españoles e italianos en una empresa cárnica de Alcorcón.
  • El 25 de agosto de 2011 es arrestado después de que su esposa lo denuncie por malos tratos. Según figura en el atestado policial, la víctima aseguró que fue "retenida ilegalmente en el domicilio conyugal y que le había obligado a mantener relaciones sexuales forzadas". Su mujer contó que fue amenazada por Antonio Ortiz con la siguiente frase: "No me toques los cojones, que cuando venga tu hija de vacaciones, la violo". La niña tenía entonces 12 años.
  • El 16 de abril de 2012 su cónyuge lo denuncia de nuevo por violencia de género.
  • El 16 de septiembre de 2012 hay una tercera denuncia por malos tratos y amenazas hacia su mujer. 

El dato definitivo: su estancia en prisión por abusar de una menor a la que raptó a las puertas de su colegio

Pero el dato definitivo fue la condena que le mandó a prisión por abusos a una menor el 27 de marzo de 1998, a la que raptó a las puertas de su colegio en el distrito madrileño de Fuencarral. 

A partir de ahí la policía empezó a seguir los movimientos de Antonio Ortiz y comprobó que asistía con regularidad a un gimnasio próximo a la zona donde se había consumado la última de las violaciones. Esa pista concordaba con el testimonio de la víctima, quien aseguró a la policía que el hombre que la raptó estaba sudando y llevaba encima una toalla, una mochila y un botellín de agua. En uno de los seguimientos, el sospechoso llegó a pasar la noche en su vehículo para tratar de despistar a los agentes. Esa actitud esquiva contribuyó a estrechar el cerco. Días más tarde, Antonio Ortiz decidió huir a Santander a casa de unos familiares. Allí fue detenido por un centenar de Geos el 24 de septiembre. 

Una ‘farmacia’ ambulante

F. Javier Barroso

Antonio Ángel Ortiz es un auténtico obsesionado por su forma física y, en especial, por lucir grandes músculos. Así se desprende de las actuaciones policiales y de los productos que le fueron decomisados tras ser detenido en la casa de sus tíos, en Santander. Hasta 11 productos complementarios hallaron los agentes listos para su uso, y algunos incluso a medio consumir.

La inspección ocular del piso de Santander permitió recoger algunas ropas del supuesto pederasta, pero sobre todo destacan los anabolizantes y esteroides que empleaba para sus entrenamientos. Predominan las sustancias para ganar músculo en calidad y en cantidad. Muchos de ellos son precursores de la testosterona. Otros son complementos que permiten reducir el dolor durante los entrenamientos e incrementar la fuerza, mientras se sintetizan con mayor rapidez las proteínas para generar mayor masa muscular.

Entre la ristra de medicamentos, destacan Winstrol Depot, que permite perder grasa y es de uso frecuente por los culturistas; Proviron, un anabolizante esteroide con propiedades androgénicas; Boldebal, otro anabólico esteroide, y Testocypionate, otro esteroide. La larga lista incluye Oxaver, que mejora el tono muscular. También había jeringuillas para poder inyectarse estas sustancias.

Las conversaciones de los pinchazos telefónicos también han dejado al descubierto su obsesión por el gimnasio. En una mantenida con un amigo relata: “Y encima estoy reventado porque me he dado un palizón hoy de cojones en el gimnasio. He hecho los ejercicios de hoy y de ayer y los de mañana. ¡Ahhh! El lunes no, que estaba cerrado. El martes hice los ejercicios de pecho, nueve ejercicios de pecho, e hice ejercicios de tríceps y después unos ejercicios de palo y natación. Hoy he hecho espalda, nueve ejercicios de espalda y seis de bíceps”.

En otra conversación por el móvil con otro amigo reconoce que se pasa mucho tiempo en el gimnasio: ”Voy a ver si termino de entrenarme, que es que me tiro cinco horas en el gimnasio. Hago entreno, hago pesas, después voy y hago abdominales y después hago piscina, me baño, doy largos en la piscina. Después me voy a hacer un recorrido de spa de esos de agua fría y agua caliente. ¡Su puta madre!”

Este exceso de actividad física se lo reprochan incluso sus amigos. Es el caso de una amiga a la que han detectado unos bultos por consumir algunos anabolizantes. El supuesto pederasta le dice que tome algún producto para disolverlos, a lo que ella le contesta: “Mira quién fue a hablar. Pero si tú llevas con un ciclo eterno, que no se te acaba. ¿Cuándo lo vas a acabar?”. Él sigue insistiendo para que deje todo lo que tome y encontrarse así bien.

Las imágenes del atestado muestran a Antonio Ángel Ortiz muy musculoso, con fuertes brazos y anchas espaldas, además de ausencia de grasas. Esa fue también, en parte, la descripción de la última niña que capturó a finales de agosto en el distrito madrileño de Hortaleza y que permitió su detención a mediados de septiembre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información