El Estado tutela a más de 40.000 menores en España

En 2007, antes de la crisis, había unos 30.000 niños y adolescentes en esta situación Los inmigrantes no acompañados forman parte del perfil de los jóvenes sin techo

Un grupo de inmigrantes en Motril (Granada) que llegó en patera en 2013.
Un grupo de inmigrantes en Motril (Granada) que llegó en patera en 2013.M. Zarza

La crisis económica también se refleja en la situación cada vez más vulnerable de los menores. El informe Niños, niñas y jóvenes sin hogar en España, presentado este martes en Madrid como parte de un proyecto impulsado por la Unión Europea (UE), concluye que los recortes de los servicios sociales y los desahucios han incidido en el avance de esta realidad. Más de 40.000 menores viven tutelados por el Estado, 10.000 más que en 2007, antes del inicio de la crisis.

Más información
La complicada llegada a la edad adulta de los menores tutelados
Niños solos y sin papeles
Cientos de niños malviven en centros de inmigrantes en España
76,5 millones de pobres niños ricos
Siete preguntas inquietantes sobre la pobreza infantil en España
Un tercio de los niños en España, en riesgo de pobreza o exclusión social
Cae un 14% el gasto para la protección de la infancia desde 2010
Más desahucios pese a la nueva ley

El concepto "sin techo" no se refiere únicamente a dormir en la calle. En el perfil de los niños y adolescentes sin hogar que ha elaborado la Fundación Simetrías —que dirige el estudio en España como parte del Programa Daphne, de la Comisión de Justicia de la UE— se incluyen a los inmigrantes no acompañados. También a aquellos que se fugaron de sus casas, a los que residen en infraviviendas verticales, asentamientos o pisos en riesgo de desahucio e, incluso, a los que al cumplir los 18 años deben abandonar los centros tutelados. La organización matiza, sin embargo, que en España no existe un compendio de datos que permita precisar el número de niños y jóvenes que viven esta realidad.

El informe, que se realiza en otros nueve países y cuyos resultados serán presentados el próximo mes en Bruselas, sí recoge algunas pistas. Destaca, por ejemplo, dos datos de 2013: 13.000 menores se fugaron de sus casas —de ellos, 460 siguen sin ser localizados— y 9.000 padres denunciaron a sus hijos por agresión. "La precariedad ha generado un incremento de los conflictos intrafamiliares", afirma Ángeles Díaz Vieco, presidenta de la Fundación Simetrías. El año pasado también se contabilizaron casi 3.000 menores no acompañados, según el Ministerio de Empleo.

Para Díaz Vieco, una de las realidades más duras es la de los menores tutelados que dejan de serlo al cumplir los 18 años de edad. Viven en residencias y centros de protección o con familias extensas (por ejemplo, con abuelos o tíos) y de acogida judicial (sin relación filial), pero, una vez que alcanzan esta edad, "pueden terminar durmiendo en la calle", si no tienen familia o amigos y no pueden optar a programas para acceder a una vivienda, advierte la fundación.

"Si a un chaval que ha crecido en condiciones óptimas, con formación y el apoyo de su familia, se le hace difícil independizarse, imagina cómo es para uno que ha crecido en una situación de abandono. Cumplir 18 puede ser traumático, más si no se ha fomentado la autonomía", afirma José Rodríguez, de la Asociación Colectivo La Calle. La organización, que trabaja con casi 200 jóvenes que viven esta realidad, destaca que los problemas también pasan por la falta de papeles. "Hay muchas trabas para regularizarlos. Muchos, por ejemplo, sí tienen permiso de residencia, pero no de trabajo".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Cumplir 18 puede ser traumático, más si no se ha fomentado la autonomía

José Rodríguez, de la Asociación Colectivo La Calle

Ana Chaparro es madre de acogida de un menor de siete años. Aunque vive con ella desde que tenía 20 meses, el niño no tiene ninguna nacionalidad. "Sus padres son de Marruecos y, aunque él nació en España, nunca lo inscribieron en el consulado. Por ahora solo tiene NIE y me han dicho que no puedo hacer nada más porque la Comunidad de Madrid tiene la tutela". La mujer cuenta que recibe una ayuda anual de 2.000 euros y 30 euros al mes para el comedor (el 30% de lo que destina). "Nos alcanza porque mi pareja y yo tenemos trabajo".

El informe plantea una serie de recomendaciones, entre ellas, la elaboración de un plan estatal de respuesta, la paralización de los desahucios y la agilización de los trámites para que las familias desahuciadas con hijos menores puedan acceder al fondo social de la vivienda de los bancos. También pide que se garantice la Renta Mínima de Inserción (RMI) a las familias con menores en situación de extrema vulnerabilidad. Aunque en los últimos años se ha registrado un incremento del número de receptores hasta llegar a los 217.000, el estudio considera que la cifra es insuficiente si se toma en cuenta que en España existen 740.000 hogares sin ingresos. 

La fundación propone, además, que la renta sea homogénea en las 17 comunidades autónomas para evitar que, por ejemplo, una familia reciba 600 euros en el País Vasco y otra, 420 en Castilla-La Mancha.

El informe se ha presentado en el marco de la Conferencia CRS (Children Rough Sleepers, niños que duermen en la calle), que se ha celebrado en la sede de la Comisión Europea en Madrid y en la que han participado expertos de administraciones públicas y privadas, universidades y plataformas de la sociedad civil. La investigación es coordinada por la Universidad de Wolverhampton, en Inglaterra.

Sobre la firma

Alejandra Torres Reyes

Redactora de la Mesa Digital de EL PAÍS. También ha trabajado en la sección de España y en la Edición de América. Antes fue reportera en el diario ‘El Universo’ y en Radio City, en Ecuador. Es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y máster en Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS