Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE trabaja en una reforma de la Constitución que incluya a “todos”

Los socialistas abordarán en su Consejo Territorial modificar la Ley Fundamental

Los socialistas no tienen la menor intención de ser los primeros en presentar una propuesta de reforma constitucional. Es más, si finalmente lo hacen, será por el fracaso de su propuesta de hacer partícipes al Gobierno de España, al de Cataluña, y a las fuerzas políticas parlamentarias de tejer una nueva trama para abordar el cambio de la Ley Fundamental.

El PSOE concretará en “las próximas semanas” su propuesta de reforma constitucional, que considera la única solución a la crisis territorial con Cataluña, y asumirá la iniciativa “a no ser que el Gobierno de Mariano Rajoy la tenga antes”.

Los socialistas consideran que nada ha cambiado en el Gobierno de Mariano Rajoy después del 9-N y muy poco en el Ejecutivo de Artur Mas. A los socialistas les parece muy relevante que más dos millones de catalanes hicieran el gesto de ir a votar para que se supiera su aquiescencia con tener un Estado propio e independiente de España. Pero otros cuatro millones no fueron a votar. “Todo el respeto para los dos colectivos”, señaló.

Esta realidad social debiera conducir a que el Gobierno de Mariano Rajoy escuchara a los dos millones que fueron a votar “porque son los que están más alejados de sus posiciones”; de igual manera que Artur Mas debe atender a los que no fueron a las urnas simbólicas.

De Cataluña se habló casi monográficamente en la reunión que celebró la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE en la que primó la preocupación por la situación de fractura social y el enconamiento entre los dos Gobiernos concernidos. La relación más que cordial entre el PSOE y el PSC es quizá lo único positivo que los socialistas encuentran en el conflicto con Cataluña, dado que sus posiciones no gozan en principio de gran predicamento entre la sociedad catalana. No se van a rendir sino que entre “el inmovilismo” y “la ruptura”, como reiteran en el PSOE y hizo la responsable de Estudios y Programas, Meritxell Batet, trabajarán por una propuesta que incluya a toda la sociedad catalana. La reforma constitucional es la única vía que encuentran los socialistas.

Temor a que el Parlamento no tome ninguna iniciativa

Su propuesta está muy avanzada aunque se resisten a presentarla de inmediato. Primero debe haber un consenso interno fuerte que no es difícil conseguir, según distintas fuentes territoriales, y que se abordará en la primera reunión del Consejo Federal que emanó del congreso en el que Pedro Sánchez ganó la secretaría general del PSOE. Ese consejo, dirigido por Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, y que reúne a los secretarios territoriales, marcará la pauta. Las líneas generales de la reforma las expondrán en reuniones con todas las formaciones políticas. No quieren ir solos, sino que antes de que avancen las posiciones maximalistas en Cataluña, se abra la ponencia constitucional del Congreso y se discuta la reforma de la Ley Fundamental.

Aunque todos los partidos de la oposición se pusieran de acuerdo, si el PP no lo estima oportuno no se pondría en marcha la ponencia. Fuentes socialistas temen que cunda la tesis de que en esta legislatura no hay nada que hacer y, por tanto, el Parlamento español quede en tiempo muerto durante 12 o 14 meses respecto a la crisis de Estado que vive España.