Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ni fractura, ni independencia, una España federal para todos”

Sánchez culpa a Mas y a Rajoy del callejón sin salida

Sánchez durante su participación en una asamblea en Toledo.

Los intentos de tercera vía que han impulsado los socialistas, tanto el PSC como el PSOE, no han conducido a parte alguna, por lo que se ha llegado hasta el 9 de noviembre con el conflicto en carne viva. Así lo entiende el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que hoy ha responsabilizado tanto al Gobierno de Cataluña como al de la nación del “fracaso de la política”, en conversación con EL PAÍS. En Toledo, durante la mañana, en una asamblea abierta, a los ciudadanos, junto al líder castellano-manchego, Emiliano García-Page, y después en Murcia, el líder socialista ha abogado, de nuevo, por la reforma constitucional.

No por repetida, la solución al conflicto por la vía de reformar la Constitución quedará en el olvido para los socialistas. A partir de mañana, volverán a la carga. Si hasta ahora ha fracaso la política ante el conflicto catalán es porque ha habido dos gobiernos “que se han comunicado a través de los tribunales”, ha dicho Sánchez, para quien ahora toca “abrir un espacio para la política y la concordia y poner fin al inmovilismo y la fractura”.

Aunque durante semanas el líder socialista ha mantenido que no era “equidistante” respecto a la consulta por cuanto que esta es “ilegal” tanto la anterior como la actual, llegados a este día vuelve a la posición habitual de culpar a Artur Mas y a Mariano Rajoy de hacer imposible el diálogo. No obstante, los socialistas sí quieren dejar claro que su oposición al acto de hoy, aunque no se llame consulta, se basa en la ausencia de garantías para los ciudadanos al carecer de censo oficial.

Los resquemores y las críticas al “proceso participativo” de la jornada del 9 de noviembre en Cataluña terminarán con el día y será el momento de mirar hacia adelante. Pedro Sánchez quiere dirigirse a los catalanes, a sabiendas de la difícil situación que el PSC tiene en Cataluña, para decirles que juntos con el resto de los españoles estarán mejor que solos. “Us estimem. Volem una Catalunya a la vanguardia del canvi a Espanya”. Con esta declaración de cariño se ha dirigido Sánchez a Cataluña desde el corazón de Castilla-La Mancha, desde Toledo. “No a la fractura, pero tampoco a la independencia”.

“Queremos una España abierta y para todos y será posible con el modelo federal que propugnamos los socialistas”, ha proclamado el líder socialista. Hasta ahora, esa opción tampoco ha tenido respuesta ni por el Gobierno de España ni por el catalán, pero sobre el mismo transitará el PSC con el apoyo del PSOE

Más información