Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía propondrá a la Infanta como testigo y le pedirá una fianza

El Ministerio Público considera que se lucró de fondos supuestamente defraudados

Palma de Mallorca
La Infanta Cristina, a su llegada a los juzgados de Palma, el pasado febrero.
La Infanta Cristina, a su llegada a los juzgados de Palma, el pasado febrero.

La Infanta Cristina deberá declarar, al menos como testigo, en el juicio del caso Nóos en caso de que la Audiencia Provincial de Baleares archive el viernes su imputación. La Fiscalía Anticorrupción la incluirá, junto a otros diez responsables civiles, en el escrito de calificación que presentará en próximos días con las penas que solicitará para cada uno de los acusados que se sentarán en el banquillo.

El Ministerio Público reclamará además para ella una fianza de responsabilidad civil de más de 500.000 euros, a la que deberá hacer frente de forma conjunta y solidaria junto a su marido, Iñaki Urdangarin, por haberse lucrado supuestamente de parte de los fondos que éste habría defraudado a través de su sociedad inmobiliaria Aizoon —de la que son socios al 50%—, y que de forma presuntamente irregular se nutrió de más de un millón de euros del entramado Nóos.

El fiscal Pedro Horrach, pese a apuntar a la inexistencia de indicios de criminalidad por parte de la Infanta en esta supuesta trama de desvío de fondos públicos, sí considera que habría obtenido un beneficio o aprovechamiento ilícito de los fondos supuestamente defraudados en el seno del entramado empresarial urdido supuestamente por su esposo.

Para reclamar la fianza, Horrach se amparará en el artículo 122 del Código Penal, que establece que "el que por título lucrativo hubiere participado de los efectos de un delito o falta, está obligado a la restitución de la cosa o al resarcimiento del daño hasta la cuantía de su participación", aunque no haya sido considerado responsable criminal de los hechos investigados.

En el caso de los Duques, la Agencia Tributaria (AEAT) llegó a elevar a un total de 698.824 euros el importe total que ambos destinaron desde Aizoon a la reforma del palacete de Pedralbes y a otros gastos particulares, sirviéndose así de su empresa en forma de 'tapadera' con el objetivo de blanquear los fondos que de forma supuestamente ilícita recibió el Instituto Nóos y que el matrimonio habría desembolsado en atenciones de índole privada.

Debería de hacer frente a la fianza de forma conjunta y solidaria con su esposo

De hecho, Hacienda estima en 436.703 euros el dinero que los Duques cargaron a Aizoon entre 2004 y 2006 por la rehabilitación de su vivienda barcelonesa y en 262.120 los fondos que destinaron a otras adquisiciones personales de 2004 a 2010.

Se trata de unas cifras que se suman a las que aportó en su día el Grupo de Delincuencia Económica de la Policía Nacional en Baleares, entre las que destaca el pago de 139.000 euros por la adquisición y montaje de hasta 72 muebles y elementos del hogar como estanterías, butacas, sofás, mesas y cortinas de lujo para su uso personal.

Más información