Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP defiende a Rajoy ante “cobardes que quieren hundir el barco”

Lo dice Cospedal y Aguirre habla del partido como una nave "que parece que se va a hundir"

Crece la preocupación interna mientras el presidente del Gobierno no prevé cambios

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Ampliar foto
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. EFE

Dos frases de dos dirigentes destacadas del PP, María Dolores de Cospedal y Esperanza Aguirre, se refirieron este jueves a la situación interna de su partido con una misma idea: un barco que algunos quieren hundir, o incluso que “parece que se va a hundir”, según la expresidenta de Madrid. Ella usó esa idea para rechazar su propia dimisión en este momento. Y la secretaria general para defender a Mariano Rajoy frente a quienes piden renovación. Pero las dos mostraron públicamente lo que es una evidencia en privado: el PP vive tal vez el momento interno más tenso de la legislatura, con las elecciones locales a pocos meses y una sensación extendida de que el partido y el Gobierno son incapaces de recuperar el pulso y evitar una debacle electoral.

Cospedal planteó la situación como una batalla de resistencia, el campo preferido de Rajoy y por tanto de sus fieles. Y dibujó a los dirigentes que, en privado, están pidiendo renovación como unos “cobardes” que no son capaces de capear el temporal de los escándalos de corrupción y solo se les ocurre pedir cambios en la cúpula: “Esos anónimos son los que cuando llegan momentos difíciles no dan la talla, no saben resistir y dar soluciones y quieren tirarlo todo por la borda y hundir el barco para salvarse a sí mismos”.

La secretaria general acudió a una entrevista en Onda Cero con la intención de defender con uñas y dientes la gestión de Rajoy y la suya en el PP. Hasta el punto de que aseguró que tiene que volver a ser el candidato, porque “es el mejor”. El simple hecho de que Cospedal tenga que decirlo —antes que ella algunos barones autonómicos ya lo han hecho— muestra la profundidad del debate interno que la secretaria general trató de acallar con una llamada al orden.

"Formaciones como Podemos son muy peligrosas", según Cospedal,  también "para la democracia"

Cospedal retó a esos “cobardes anónimos” a que “digan las propuestas de alguien que lo vaya a hacer mejor”. “Creo que Rajoy es el presidente del Gobierno que ha evitado la intervención de España, que está sacando a España de la crisis y que tiene que seguir siendo el candidato del PP. Creo que es el mejor, el que mejor lo ha hecho y la persona que necesitamos en estos momentos. Sin el carácter y la fortaleza que tiene Rajoy, a ver cómo nos habría ido en este país que nos lo dejaron quebrado”, remató.

Rajoy no parece tener ninguna intención de cambiar nada de momento pese a las presiones internas, el hundimiento del PP en las encuestas y la pésima valoración del Gobierno y en especial de su presidente. Cospedal ya explicó este lunes que el PP, el único partido que apenas se ha renovado desde 2008, tuvo un congreso en 2012 y no tiene previsto hacer otro en 2015, un año electoral.

Cierre de filas en Cáceres

En un contexto interno de máxima inquietud, la dirección del PP ha organizado este fin de semana un encuentro para lograr una imagen de cierre de filas de todos los barones autonómicos con Rajoy. Será el sábado en Cáceres, en la clausura de dos jornadas que, bajo el título “Estabilidad y buen gobierno en comunidades autónomas”, van a ser utilizadas como un termómetro interno y sobre todo como un intento por parte de Rajoy de acallar el debate sobre la renovación. La imagen de todos los barones apoyando al presidente será un mensaje interno clave: aquí no se mueve nada.

Aparte de la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, han confirmado su presencia todos los presidentes de las comunidades gobernadas por el partido salvo el riojano Pedro Sanz, que, en principio, no prevé asistir porque ya tenía programados actos de agenda en su región, informa Europa Press. Rajoy estará acompañado el sábado por Cospedal, Alberto Núñez Feijóo, Ignacio González, Juan Vicente Herrera, Alberto Fabra, Luisa Fernanda Rudi, Ignacio Diego y José Antonio Monago.

Varios dirigentes coinciden en privado en que la única manera de frenar la sangría sería hacer cambios en el Gobierno y el PP, pero creen que es muy poco probable que suceda porque a Rajoy no le gusta esa idea y no hay nadie con fuerza suficiente para imponerla.

Algunos reclaman que una de las primeras cosas que tendría que hacer Rajoy, además de cambios en el Ejecutivo y en la calle Génova, es entrar en tromba en el PP de Madrid para renovarlo a fondo empezando por su presidenta. Pero Aguirre, en la cadena SER, insistió en que ella no va a dimitir porque “haya unos sinvergüenzas y unos ladrones” aunque los haya nombrado, porque ella no se ha “llevado ni un duro” y por tanto seguirá al frente del PP madrileño.

“No veo razón para dimitir”, insistió la expresidenta y posible candidata a la alcaldía de Madrid, aunque sus opciones se han visto complicadas por el último escándalo que ha afectado al que fue su mano derecha, Francisco Granados. Aguirre asume su responsabilidad política “in eligendo e in vigilando”, pero cree que “no es para dimitir”. “Otra cosa hubiera sido si hubiera robado o me hubiera enterado de que alguien robaba, pero no fue así”.

La gran inquietud ahora es Podemos, que de momento quita pocos votos al PP (un 6% según el CIS) pero sí le hace mucho daño entre los jóvenes y nuevos votantes, según el primer análisis realizado por los estrategas populares. El PP no sabe bien cómo enfrentarse al fenómeno y ha pasado del ninguneo al ataque duro para volver después al ninguneo. Este jueves, Cospedal cambió de nuevo el tercio y se mostró durísima. Dijo que partidos como Podemos “son muy peligrosos, pero no para el PP, sino para la democracia”. En su opinión Podemos es “de extrema izquierda, y tiene como modelo a Venezuela”, por lo que recomendó a los ciudadanos: “Los experimentos, con gaseosa”.