Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios dan un suspenso rotundo a la clase política

El Instituto de Empresa Familiar muestra su preocupación por el ascenso de Podemos

El Rey saluda a la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo. Ampliar foto
El Rey saluda a la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo. efe

Los escándalos por los sucesivos casos de corrupción pasan factura a los políticos también en la empresa. Los empresarios familiares han concedido un rotundo suspenso a la situación política con 1,08 sobre nueve. Es el resultado preliminar de la encuesta realizada en el XVII Congreso de la Empresa Familiar que se celebra en Alicante con casi 500 asistentes y que se hará pública oficialmente este martes.

La citada percepción es la peor que recibe la clase política desde que estalló la crisis. La calificación supone un grave retroceso sobre la nota de 2,25 puntos que recibió en la celebrada el año pasado en Jerez de la Frontera. Precisamente, esa calificación a los políticos del Instituto de Empresa Familiar, lobby que representa el 27% del PIB español y por encima del 20% del empleo, mejoraba la media de años anteriores.

Los empresarios, al fin y al cabo, han reflejado el impacto que supone en sus ánimos los casos de corrupción que se han sucedido en los últimos meses (Gürtel, ERE, caso Pujol, tarjetas de Caja Madrid-Bankia y, recientemente, la Operación Púnica).

En esos casos también han sido protagonistas los empresarios que supuestamente pagaban a los corruptos para hacerse con contratos públicos. Más de un centenar de ellos están imputados en los escándalos más conocidos. Además, el anterior presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, está en la cárcel por alzamiento de bienes y blanqueo de capitales, por lo que la corrupción no es exclusiva de los políticos.

Los empresarios también se muestran preocupados por el ascenso de fuerzas transversales como Podemos, beneficiada exactamente por la reacción de la población ante esa situación, por la “desestabilización” que puede generar, y están muy expectantes del resultado de una próxima encuesta del CIS sobre intención de voto después de la publicada el domingo por EL PAÍS, en la que el partido liderado por Pablo Iglesias superaba a PP y PSOE.

Los empresarios esperaban que el Rey aprovechara su discurso de inauguración del congreso para dar un toque de atención a los políticos

Precisamente, los empresarios esperaban que el Rey aprovechara su discurso de inauguración del congreso para dar un toque de atención a los políticos que asistían (la ministra de Empleo, Fátima Báñez; el presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, entre otros) para reclamarles un gran pacto para acabar con la corrupción. Pero Felipe VI prefirió pasar por alto y centrarse en destacar la importancia de las compañías familiares en la economía española y la necesidad de que la empresa aumente de tamaño.

En ese sentido, Pedro Sánchez, que intervino después y también destacó la necesidad de aumentar el tamaño para ganar competitividad, recalcó que no es partidario de alcanzar “acuerdos globales” con el PP. Sin embargo, sí propuso pactos concretos en materia educativa, energética y constitucional, este último para resolver la crisis territorial (y no solo en Cataluña) y regenerar la vida democrática. “Hay un desplome del PP, pero el PSOE empieza a recuperarse”, afirmó Sánchez.

Los consultados destacaron la “frescura” y “buena impresión” que les había causado el líder socialista, que, aunque ha tenido encuentros con muchos empresarios, asistía por primera vez a un foro de esta magnitud.