Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey alienta a la empresa familiar pero elude referirse a la corrupción

Sonia Castedo, imputada en dos casos, relegada a un segundo plano, logra salir en la foto

El rey saluda a la alcaldesa de Alicante imputada en dos causas de corrupción Atlas

Felipe VI pasó por alto la situación política que atraviesa España en su discurso de inauguración del XVII Congreso de la Empresa Familiar que se celebra en Alicante. El jefe del Estado se limitó a destacar el papel de las empresas familiares en la economía española como las que "ofrecen mayor estabilidad en el empleo, su comportamiento emprendedor y la mayoría de la veces innovador, menores niveles de deuda y ratios de quiebra e, igualmente, cuentan con una mayor número de mujeres en todos los ámbitos, incluidos los consejos de administración".

El Rey hizo estas declaraciones ante la plana mayor de la organización que ahora preside Javier Moll (presidente de Prensa Ibérica), la ministra de Empleo, Fátima Báñez; el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Fuentes empresariales subrayaron su opinión de que el Rey había desaprovechado la ocasión -ante cargos políticos y empresariales- de dar un toque de atención sobre la situación política, ante la que muchos de los empresarios presentes han mostrado una gran preocupación.

También estuvo la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, imputada en dos casos de corrupción urbanística, aunque no posó en la foto de familia con el monarca ni participó, como suele ser habitual en una primera autoridad municipal, en las presentaciones. No obstante, el Rey fue fotografiado junto a la alcaldesa, a pesar de que el PP había redoblado la presión para que esta no llegase a coincidir con Felipe VI.

El Rey, que acudía por primera vez con el título a un congreso de esta institución, destacó la empresa familiar como un "activo fundamental para una economía sana y dinámica", que, a su juicio, es "un actor fundamental para darle músculo y solidez a nuestra base productiva y para luchar contra las altas tasas de desempleo". Por ello, alentó a las empresas a "contribuir al tamaño medio de las empresas porque mayor tamaño es sinónimo de mayor capacidad para acceder al crédito y de mayor intensidad exportadora e innovadora por lo que es un indicador de mejores niveles de productividad".

Previamente, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Javier Moll, había resaltado el papel de la economía familiar y el esfuerzo de las empresas para hacer frente a la crisis, mientras el consejero delegado del Banco Santander, Javier Marín, anunció que por primera vez crece la inversión crediticia y que los excedentes de capital que se aprecian "servirán para apoyar a las empresas y las personas". Les acompañaron en los discursos de apertura John Scott, presidente de KPMG España y el presidente de la empresa familiar alicantina, Francisco Gómez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información