Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así ‘gobierna’ Podemos en Bruselas

La formación se ha pronunciado durante sus cuatro primeros meses en el Parlamento Europeo contra la mayoría de mociones de los tres grandes grupos

Pablo Iglesias en la asamblea de Podemos. Ampliar foto
Pablo Iglesias en la asamblea de Podemos.

Pablo Iglesias se propone “salir a ganar” y “ocupar la centralidad del tablero” político. Apenas ocho meses después de la constitución de Podemos y sin representación en el ámbito nacional, la formación se ha centrado en su proceso constituyente y en perfilar una estrategia electoral que ahonde en las líneas maestras de su proyecto. Iglesias y la primera línea del partido aseguran que pretenden convertirlo en una organización transversal y gobernar para “la gente decente” frente a “la casta”. Pero, ¿cómo gobiernaPodemos? 

En cuatro meses de andadura en la Eurocámara, la formación se ha pronunciado, con carácter general, en contra de las mociones propuestas por los tres grandes grupos (populares, liberales y socialdemócratas). Se ha empleado a fondo, junto con Los Verdes, en una oposición frontal a la elección del conservador Miguel Arias Cañete como comisario de Energía y Clima por sus intereses en dos empresas petroleras y ha seguido las directrices del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE), en el que se integran los cinco eurodiputados que obtuvo en las elecciones del 25 de mayo. Su escasa sintonía política con populares, liberales y socialdemócratas se reduce a contadas votaciones sobre política exterior —la última, en defensa de los derechos humanos en Uzbekistán y anteriormente contra el grupo armado Boko Haram en Nigeria— y sobre la asignación de fondos europeos para paliar los efectos de la globalización en varias regiones europeas, entre ellas Castilla y León, Aragón y la Comunidad Valenciana. Y lograron que todas las fuerzas políticas nacionales en Bruselas, con las únicas excepciones del PP y de UPyD, se sumaran a una petición propia para que jueces y Gobierno españoles aplicasen una sentencia de la justicia europea que consideraba abusiva la ley hipotecaria. En todo lo demás, su postura choca con la defendida por los grandes bloques políticos.

En sus primeras semanas, los eurodiputados de Podemos votaron contra la entrada de Lituania en el euro en 2015; contra la sustitución de varios comisarios conservadores por otros de corte socialdemócrata o popular, entre ellos el exprimer ministro finlandés Jyrki Katainen, uno de los acérrimos defensores de la ortodoxia económica y hoy vicepresidente del Ejecutivo comunitario, y contra una resolución sobre la violencia en Palestina. En este último caso, se adhirieron a una moción alternativa que condenaba la agresión de Israel y pedía el fin del asedio de Gaza, así como el acceso inmediato y sin obstáculos a la ayuda humanitaria. Junto a ello, plantearon que la UE reconociese al Estado palestino.

También en septiembre, siguieron la disciplina del GUE al abstenerse en una dura condena a la actuación de Moscú en el conflicto ucranio. En contraposición, el grupo llamó a la UE, EE UU y Rusia a frenar la escalada del conflicto y al cese inmediato de la violencia por todas las partes. Repitieron abstención en la sesión sobre los Presupuestos de la UE para 2015 y en la propuesta de reducir o eliminar los aranceles sobre productos ucranios. En todos los casos anteriores, las mociones originales salieron adelante gracias al citado pacto de conservadores, socialdemócratas y liberales.

En las últimas semanas, los cinco han votado no en dos cuestiones clave para la arquitectura comunitaria: el equipo de trabajo de Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión y las prioridades económicas del semestre europeo, que el GUE considera contrarias a los intereses de los ciudadanos del sur de la Unión.

En Bruselas y Estrasburgo se dan cita los cinco eurodiputados de la joven formación: su líder, Pablo Iglesias; Pablo Echenique, Teresa Rodríguez, Tania González y Lola Sánchez. Conscientes de que sus actos se examinan al detalle —como ellos mismos reconocieron cuando anunciaron que donarían el 75% de su salario, unos 8.000 euros—, su hoja de servicios es intachable en participación. Iglesias y González han asistido al 100% de las votaciones, algo de lo que solo pueden presumir cuatro de los 54 parlamentarios españoles; Rodríguez, al 99% y Echenique, al 98%. Sánchez es la nota discordante, con una ausencia cada cuatro plenos. La fidelidad de Podemos a su familia política en la Eurocámara también supera la media: el voto de los cinco coincidió en el 91% de las ocasiones con la posición de la Izquierda Unitaria, al igual que IU; por debajo del 98% del PP y por encima del 81% del PSOE.

“Nos oponemos a todo lo que proponen conservadores y socialistas, que desarrollan una política de pactos en contra de los intereses de la ciudadanía”, subraya González, que llegó a la Eurocámara en septiembre para reemplazar al exfiscal anticorrupción Jiménez Villarejo y que tilda a la institución de “inmensa máquina burocrática alejada de las demandas de los ciudadanos”. Frente a esta realidad, “Podemos intenta defender los derechos del ciudadano” mientras conservadores y socialdemócratas “responden al interés de los poderes económicos”. Este discurso es el que más irrita a los socialdemócratas. “Compartimos muchos valores, pero dudamos de si su posición antiestablishment será compatible con una política de compromisos”, dice Kathleen Van Brempt, voz de peso entre los socialdemócratas europeos. La eurodiputada belga admite “simpatía” por esta “izquierda clásica”, pero les insta a reconsiderar su postura contraria a pactar con otros grupos: “En Europa, para sacar adelante tus propuestas, hay que llegar a acuerdos con el resto de fuerzas”.

 

Más información