Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre sostiene que no tuvo “nunca la más mínima sospecha” de Granados

La presidenta del PP de Madrid pide perdón por la detención de su ex 'número dos'

Esperanza Aguirre durante la rueda de prensa.

Esperanza Aguirre ha pedido perdón una docena de veces y ha manifestado su “profunda vergüenza” por la detención de quien fuera su número dos, Francisco Granados, que tras despuntar como alcalde de Valdemoro medró en el PP y la Comunidad de Madrid como secretario general del partido en la región y consejero de Presidencia. Siempre de la mano de Aguirre, presidenta autonómica de 2004 a 2012 y al frente del partido en Madrid desde hace 11 años. “Era una persona destacada, con una formación y una carrera brillante, venía de la banca, parecía una persona indicada, pero no quiero ni puedo eludir mi responsabilidad en su nombramiento para cargos en el partido y en el Gobierno de Madrid”. La presidenta del PP de Madrid ha aseverado que “en ningún momento” tuvo “la menor sospecha” de que Granados “utilizaba sus cargos para el enriquecimiento personal”.

“Si hubiera tenido la menor duda, la mínima sospecha, lo habría puesto en manos de la justicia”, ha insistido la dirigente. “Me siento directamente responsable de Granados, los otros por supuesto que también pero no es lo mismo”, ha observado Aguirre, que ha negado conocer a los alcaldes del PP de Villalba, Casarrubuelos o Torrejón de Velasco, también detenidos en la Operación Púnica, y a quienes también se ha suspendido de militancia. “A estos alcaldes ni les conozco, les nombraría el comité electoral local”, ha afirmado. “Al alcalde de Villalba no le conocía”, ha dicho de Agustín Juárez. El año pasado el PP de Madrid celebró en un polideportivo de la localidad su cena de Navidad. En la mesa principal coincidieron Mariano Rajo, Ignacio González, Ana Botella, Cristina Cifuentes y Aguirre con el regidor, que ofició de anfitrión. “A estos alcaldes les pedimos que dejen el cargo institucional sin prejuzgarles”, ha señalado la responsable del PP madrileño, partidaria de personarse en la causa. Por la mañana González, que además de presidente regional es secretario general del PP de Madrid (sucedió a Granados), ya se mostró partidario de expulsar del partido a los salpicados por el último caso de corrupción.

Aguirre, que en varios momentos ha defendido su gestión del escándalo de la trama Gürtel -“¿Dimitir? ¡No! Yo cesé a los del caso Gürtel antes de que fueran imputados”-, no incluiría en las listas para las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2015 a los imputados por corrupción. “Fíjese usted, yo soy por ejemplo una imputada por la multa de la Gran Vía... Es que no es lo mismo que una imputación por corrupción. Digo yo que no será lo mismo aparcar en un carril bus que llevarse el dinero de los contribuyentes. Si un señor está procesado es distinto, mientras que un imputado es otra cosa. La cuestión es si hay indicios racionales de corrupción, y en este caso lo hay y por eso digo perdón”, ha argumentado.

Frente al caso de Granados, Aguirre se ha mostrado convencida de que Ángel Acebes, imputado la semana pasada, “no se ha llevado un duro a su bolsillo. No se puede meter todo en el mismo saco”. “No eludo mi responsabilidad por el error cometido al haber depositado mi confianza en este señor”, ha repetido en varias ocasiones Aguirre, que se ha disculpado ante “los madrileños y a los militantes, a esos millares de militantes honrados y sacrificados por haberles propuesto a este señor como secretario general del PP”. Ignacio González ocupa ese puesto desde la primavera de 2012.

“Podría escudarme en la coletilla de la presunción de inocencia, pero los ciudadanos están hartos. Y por eso no voy a hacerlo. Los ciudadanos están hartos del espectáculo de corrupción, como yo. El PP cuando alcanzó el triunfo en los noventa fue porque se mostró como un partido limpio, ese fue nuestro máximo tesoro y principal activo. Desgraciadamente lo hemos dilapidado. Pedimos perdón por este y otros casos de corrupción”, ha continuado la presidenta del PP de Madrid.

Sobre las informaciones de la semana pasada que afectan a la financiación del Partido Popular, en concreto el origen de los fondos que sirvieron para remodelar la sede del partido en la calle Génova, Aguirre ha especificado que en la primera planta de la sede del PP, precisamente la que ocupa el PP de Madrid, no se realizó ninguna obra con dinero b. el resto de plantas sí se vieron manchadas. “En esta sede no se hizo obra ninguna”, ha expresado. A continuación ha pedido que se acelere la justicia, en concreto en el caso Gürtel, del que se cumplen seis años sin la apertura de juicio oral.

Por último, se ha mostrado “absolutamente dispuesta a colaborar” con la justicia, mientras mostraba su preocupación por la imagen del PP, que se juega perder la Comunidad, donde gobierna desde 1995. “Los ciudadanos necesitan un partido que defienda los valores liberales y conservadores del PP, pero sobre todo quieren un partido limpio, y tenemos que luchar para volver a serlo con carácter inmediato”, ha apostillado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información