Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos inicia su asamblea para pactar estrategia y programa político

Las bases de la formación de Iglesias enfrentan dos ideas de partido ante las elecciones

El portavoz de Podemos, Pablo Iglesias. Ampliar foto
El portavoz de Podemos, Pablo Iglesias.

Podemos debate este fin de semana en un encuentro público el modelo a seguir para constituirse como fuerza política organizada y decidir la estrategia electoral. Lo hará entre cuestionamientos a la pluralidad interna, uno de los principios fundacionales que se convirtió en una de las claves del interés que despertó en las urnas el pasado 25 de mayo.

La formación de Pablo Iglesias toma el pulso a sus bases en el primer encuentro presencial de la asamblea ciudadana, una especie de congreso abierto a los más de 130.000 simpatizantes que culminará a mediados de noviembre con la elección de los órganos del partido. Cerca de 8.000 inscritos debatirán públicamente este fin de semana en el Palacio de Vistalegre de Madrid los documentos que marcarán la vida, la estructura y la acción política del partido tras un proceso que ha evidenciado diferencias entre las principales iniciativas internas. Todos los simpatizantes, a partir del lunes y a lo largo de de la próxima semana, podrán participar en la votación de las 57 ponencias. El domingo, en cualquier caso, se conocerán las cinco resoluciones más votadas sobre posicionamientos concretos como corrupción, vivienda, igualdad educación o jóvenes.

El equipo de Iglesias, integrado entre otros por Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre, ha ido definiendo su idea de partido bajo una fórmula que en su opinión garantiza “una opción ganadora para las elecciones y la máxima democracia para la gente”. Defiende una estructura con líder y cúpula “para asegurar coherencia y unidad” y promovió la decisión, que despertó malestar entre las bases, de no acudir a las elecciones municipales con marca propia para no quemarla y por temor al descontrol organizativo. Los promotores de Podemos aceptaron algunas enmiendas, como la transacción del equipo de Pablo Soto, que defiende la implantación de consultas revocatorias internas, o la del círculo de Granada para blindarse contra los intrusos.

No lograron pactar un texto conjunto con el equipo de los eurodiputados Pablo Echenique, Teresa Rodríguez y Lola Sánchez, que ayer presentaron su opción como la que “defiende la pluralidad de puntos de vista a todos los niveles”. El documento alternativo plantea fortalecer el papel de los círculos, la unidad básica de Podemos, defiende la viabilidad de un Consejo Ciudadano —una suerte de Comité Ejecutivo ampliado— elegido por la Asamblea Ciudadana, es decir, todos los miembros de la fuerza; y quiere órganos colegiados una portavocía compartida entre tres cargos.

Tampoco hay pleno acuerdo sobre la estrategia electoral a seguir con vistas a las elecciones municipales de 2015. Más de 20 círculos y centenares de simpatizantes quieren concurrir a los comicios locales y argumentan que la decisión última debe corresponder al círculo del territorio afectado. Ante este escenario, los futuros ganadores del debate que se celebra este fin de semana deberán gestionar un previsible clima de frustración interna, aunque todos, de momento, rechazan hablar abiertamente de corrientes y confrontación, y destacan las ventajas del proceso participativo.

Más información