Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez quiere seguir la senda de González y Guerra en Suresnes

"El PSOE gana cuando decidimos transformar el futuro gobernando el presente",

Felipe Gonzalez, Pedro Sánchez y Alfonso Guerra, ayer, en el acto de conmemoración "40 años de socialismo en libertad" en la Casa de América.
Felipe Gonzalez, Pedro Sánchez y Alfonso Guerra, ayer, en el acto de conmemoración "40 años de socialismo en libertad" en la Casa de América.

Han pasado 40 años desde que unos jóvenes socialistas, junto a otros de mediana edad, se hicieron con el poder del PSOE desbancando a los dirigentes del exilio. Fue en Suresnes, cerca de París, entre el 11 y el 13 de octubre de 1974, y España era aún una dictadura. Allí, el abogado sevillano de 32 años Felipe González fue elegido secretario general y en su equipo estaban Alfonso Guerra y Manuel Chaves, y con ellos el vasco Nicolás Redondo, cuya ayuda para tejer un nuevo PSOE resultó esencial. Fue en aquel momento en el que cambió la orientación política e ideológica del PSOE y el relevo de la viejos dirigentes.

Ahora se vuelve a hablar de un PSOE renovado con Pedro Sánchez, de 42 años, a la cabeza. Ayer se reunieron Sánchez, González y Guerra para conmemorar que los cambios que impulsaron los nuevos dirigentes les llevaron a gobernar el país y a cambiarlo. Para cambiar España, el líder del PSOE apuesta por “la España federal”, el “auténtico ser de España”. Al fondo, Cataluña. A Artur Mas le pidió que “cumpla la ley” y a Mariano Rajoy le recordó que no todo el problema catalán es de legalidad. Su receta: “Diálogo y Estado federal”. Guerra aprovechó para arremeter contra Podemos.

"Si hay que sacar una lección de Suresnes es que el PSOE gana cuando hace nuestro el futuro, cuando decidimos transformar el futuro gobernando el presente, haciendo un proyecto de mayorías", ha proclamado el actual secretario general evocando el que fue el último congreso en el exilio, que supuso una renovación ideológica.

A su juicio, la nueva generación que se ha hecho cargo del partido está llamada a "recuperar la ejemplaridad perdida, despojarlo de la corrupción y llenarlo de nuevas ideas y un nuevo socialismo".

"Si lo hacemos, volveremos a tener un gran principio. A eso os convoco, y en noviembre de 2015, ganaremos de nuevo el futuro como en 1982 y 2004", se mostró convencido Sánchez.

Como en Suresnes, ha hecho un llamamiento a "no resignarse" y "sentir en carne propia la frustración y la desigualdad de mucha gente que lo está pasando mal".

En aquel congreso de 1974, aprobó una resolución que redirigí a los socialistas a, tras elrestablecimiento de la democracia, posicionarse por la ibertad de todos los presos políticos y sindicales; la devolución de todos sus derechos a las personas que hayan sido desposeídas por sus actuaciones políticas y sindicales contra la dictadura; el reconocimiento y protección de las libertades; y el "reconocimiento del derecho de autodeterminación de todas las nacionalidades ibéricas".

"Hace 40 años decidieron no resignarse ante un presente oscuro. Lo que hicieron fue cambiar, consiguieron hacer posible lo imposible", evocó. Por ello, animó a la izquierda a elaborar junto con la mayoría de españoles un "nuevo contrato social" y abordar una nueva "transición política y económica" para volver a "poner en pie" al PSOE.

Según Sánchez, igual que González y Guerra encarnaron "la España de los derechos" y Zapatero "la de las libertades", su meta ahora es liderar el próximo año "la España de las oportunidades".

Fe de errores

uew

Más información