El PSOE expulsará provisionalmente a los afiliados que usaron las tarjetas

Sánchez sacará del partido a los consejeros que se beneficiaron de Caja Madrid

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), conversa con el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez (d).
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), conversa con el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez (d).Ballesteros (EFE)

La mayoría de los expedientes abiertos en el PSOE a 16 militantes por haber utilizado tarjetas opacas fiscalmente terminarán en "expulsiones provisionales". La instrucción interna que realiza la secretaria de Aministraciones Públicas, Susana Sumelzo, a los afiliados que hicieron uso de esas tarjetas en Cajamadrid y Bankia, sigue su curso en una línea de máximo rigor, indican las fuentes consultadas. El criterio de dureza lo ha impuesto el secretario general, Pedro Sánchez.

En este contexto se inscribe la misiva que ha enviado a todos los militantes socialistas.

El decálogo de comportamiento contenido en el código ético lanzado por el PSOE es de obligado cumplimiento a pesar de que aún no lo haya aprobado el comité federal aunque sí la comisión de garantías. Esta es una de las apreciaciones más significativas de la carta enviada por el PSOE a sus 200.000 militantes para demostrar que no hay tiempo que perder. Tanto el código como el procedimiento de adhesión sale de la mano del secretario de organización, César Luena.

“No tengo ninguna duda de que los militantes del PSOE somos gente ejemplar”, les escribe Sánchez, que recuerda cómo ha tenido ocasión durante su campaña por la secretaría general del PSOE de encontrarse con muchos de ellos e incluso pernoctar en sus casas. “El PSOE está formado por casi 200.000 mujeres y hombres íntegros y honrados. Es así porque cuando nos afiliamos al Partido Socialista nos comprometemos con unas ideas de igualdad y justicia social que son incompatibles con la corrupción, el clientelismo y el lucro personal a costa del servicio público”.

Esta carta y el código ético aprobado el sábado muestra, sin embargo, el descrédito que también ha caído sobre el PSOE por casos de corrupción. El último mazazo se ha descubierto con la utilización de tarjetas en negro de consejeros y directivos de Cajamadrid y Bankia con carné del PSOE, aunque no todos los casos sean iguales.

“Seríamos irresponsables si no aceptáramos que también nuestro partido ha sido manchado en ocasiones por la corrupción y que con demasiada frecuencia se ha cuestionado nuestro compromiso inquebrantable con la honradez”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Se trata ahora de alejar “esas sospechas” y para ello se elevará aún más los niveles de comportamiento como miembros del PSOE, continúa en su escrito Pedro Sánchez. “Para reforzar la confianza en la política hemos redactado un código ético de obligado cumplimiento”. Sánchez resalta “el privilegio” de ser el primero en firmarlo. Entre el sábado a mediodía y el domingo ya ha habido “miles” de militantes del PSOE que lo han suscrito, pero por si acaso se envía a toda la militancia el documento y el texto para que lo firme. Se trata de una “declaración de adhesión al código ético del PSOE”, aprobado por la comisión federal de ética y garantías el 10 de octubre de 2014 con el que el firmante se compromete “a cumplir íntegramente los valores, principios y obligaciones que en él se contienen”.

En ese código se prohíbe a los altos cargos y parlamentarios que realicen una labor diferente a la de su puesto público dentro del partido y, si acaso lo realizaran (conferencias, tertulias o escritos), no podrán cobrar por ellos. Estos altos cargos no podrán hacer uso de tarjetas en virtud de pertenecer a un órgano de alguna administración en la que esté presente por razón de su pertenencia al partido. Por tanto, nada de tarjetas y todos los gastos de representación que superen los 1.500 euros mensuales deberán ser comunicados y aprobados previamente por la dirección del partido del respectivo ámbito territorial. Ningún cargo público u orgánico socialista podrá aceptar regalos, en efectivo o en especie, favores o servicios que procedan de una persona física o jurídica relacionada con su actividad política y cuyo valor supere los 60 euros. Cuando un regalo exceda esa cantidad, el obsequio será devuelto y si no fuera posible se procederá a su integración en el patrimonio de la Administración o si no es posible, se donará a una entidad sin ánimo de lucro.

Hay un apartado específico para los expresidentes del Gobierno de España o de una comunidad autónoma. Si estos realizaran una actividad profesional continuada y retribuida desligada de su condición de expresidente “conllevará la renuncia automática a los beneficios y percepciones salariales inherentes a su condición”. En estos casos están actualmente tanto Felpe González (PSOE) como José María Aznar (PP) tienen actividades privadas altamente remuneradas y perciben los beneficios del Estado

La polémica siempre abierto de cuándo un cargo público debe abandonar la militancia si está inmerso en un procedimiento judicial se zanja en este código ético. Este dimitirá de su cargo cuando se le abra juicio oral. Si no lo hace voluntariamente se le suspenderá desde el partido. En el caso de que sea absuelto por sentencia firme, el partido se compromete a adoptar las medidas necesarias “para restablecer el buen nombre y el honor de la persona absuelta”. Un cargo público u orgánico del PSOE se compromete a no solicitar su propio indulto si fuera condenado por delitos ligados a la corrupción, violencia de género, delitos de acoso o discriminación, contra la libertad e indemnidad sexuales, torturas o cualquier hecho constitutivo de delito grave. Tampoco los socialistas podrán apoyar el indulto de otros compañeros de partido que hayan cometido estos delitos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS