Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo defiende la decisión de repatriar a los misioneros

El ministro dice que "todos los países serios" han recogido a sus nacionales con ébola

“No tengo la menor duda de que el Gobierno hizo lo que tenía que hacer”. Con estas palabras ha defendido el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, la decisión de repatriar a los misioneros enfermos de ébola Miguel Pajares y Manuel García Viejo, lo que está en el origen del primer caso de contagio de este virus fuera de África. “Todos los países serios que se han encontrado con este problema han actuado igual”, ha insistido el ministro, tras recordar que EE UU, Reino Unido, Francia, Alemania o Noruega han repatriado a sus nacionales. Tras recordar la alta “carga emocional” que tiene una decisión de este tipo, ha calificado de “impecable” la actuación del personal diplomático que intervino en las dos repatriaciones, una operación que “no era fácil”.

En una rueda de prensa conjunta con su homóloga colombiana, María Ángela Holguín, Margallo ha calificado la epidemia de ébola de “emergencia mundial”, a la que ningún país por sí solo puede enfrentarse y ha asegurado que España “no va a rehuir la cuota parte de esfuerzo que le corresponde”. A los 3,3 millones de euros dedicados hasta ahora por España a la lucha contra esta epidemia, ha sumado otros 2,5 comprometidos y no desembolsados.

Su postura coincide con la del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que ayer subrayó que haber repatriado a los nacionales infectados por el virus del ébola es una medida de la que hay que sentirse "ligeramente orgulloso".

"Nadie hubiera entendido que hubiéramos dejado a unos compatriotas que habían dado su vida por los demás abandonados a su suerte", apuntó Fernández Díaz. El ministro también incidió en que su departamento adoptará "de forma coordinada" las medidas que sean "necesarias" ante el contagio de la auxiliar de enfermería que atendió a los misioneros repatriados.