Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enfermeros de La Paz notificaron ante el juez falta de formación sobre ébola

El personal de los servicios de urgencias e intensivos presentó en julio un escrito

Los trabajadores lamentan no tener "garantías suficientes"

Protesta de los trabajadores del hospital de La Paz.

Trabajadores del personal de enfermería de los servicios de urgencias e intensivos de La Paz notificaron el pasado julio al juez de guardia de los juzgados de plaza de Castilla (Madrid) “falta de información y formación adecuada y desconocimiento de protocolos” para el tratamiento de posibles casos de ébola. Tras la designación de ese hospital, del que depende el Carlos III, como centro de referencia para la detección, cuidado y atención de pacientes con esa enfermedad, los empleados de los servicios encargados de atender a posibles casos denunciaron el 11 de julio a la justicia las condiciones en las que recibieron talleres formativos, solicitando la “apertura de diligencias oportunas para delimitar las responsabilidades” y la adopción de “las medidas cautelares para evitar la comisión de delitos o faltas de imprudencia”.

El escrito -que denuncia el incumplimiento de la normativa vigente en protección de los trabajadores y prevención de riesgos laborales- lamenta que en noviembre de 2013 el Carlos III, donde se atendieron los casos de los religiosos Miguel Pajares y Manuel García Viejo, cerrara servicios como la UCI, laboratorios de microbiología, anatomía patológica o banco de sangre como consecuencia de su integración en Hospital La Paz. Los trabajadores relatan que el pasado mes de abril, tras producirse dos sospechas de ébola en Madrid, recibieron el 28 y 29 de abril unos cursos de 45 minutos de duración que califican de insuficientes. Victoria Trujillo, presidenta de la Asociación Madrileña de Enfermería (AME), organización que participa en esa acción judicial, califica de "esperpénticos" los talleres y asegura en conversación telefónica que no existen unos protocolos reales, "que deberían adecuarse a las necesidades de cada centro".    

“Se limitan a explicar cómo utilizar los equipos de protección individual para riesgo biológico, sin embargo, son incapaces de resolver dudas sobre procedimientos habituales en cualquier enfermo ingresado en el hospital, como el traslado interno del mismo, la realización de pruebas diagnósticas como las placas portátiles y la manera de desinfectar los chasis usados, qué tipo de pruebas diagnósticas necesitan estos pacientes”, se recoge en el escrito, que agrega. “Incluso la demostración práctica para la retirada de los equipos, teóricamente contaminados y altamente infecciosos y fundamental para evitar la propagación del virus deja bastante que desear […] Estos equipos de protección son los recomendados por la OMS de manera general, pero no son los específicos para la atención de pacientes críticos donde se recomiendan, según el protocolo existente en el Carlos III, trajes tipo Saturno”.

Los enfermeros enviaron un escrito con más de 100 firmas a la Dirección de Enfermería y Gerencia de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid solicitando un plan alternativo. El 12 y 28 de junio los empleados son convocados de nuevo a dos talleres formativos sobre ébola, impartidos por los servicios de riesgos laborales y el servicio de microbiología. “Ante la nefasta gestión generada por la activación de la alerta por el virus del ébola no nos sentimos capacitados para atender con las garantías suficientes a posibles casos”, concluye el personal sanitario.

Este es uno de los elementos en los que se basa el Círculo de Enfermeras de Podemos, representado por Carolina Huelmo, para denunciar que la integración del Carlos III en La Paz “no fue acompañada de las medidas oportunas para dotar al nuevo hospital de referencia en pandemias y enfermedades emergentes de los recursos materiales, humanos y/o económicos para enfrentarse a estas enfermedades y su contención”.

El círculo lamenta la ausencia de “protocolos establecidos y asumidos por todo el personal mediante simulacros, presión negativa en las habitaciones para impedir la salida de patógenos, laboratorios microbiológicos especializados, personal formado: epidemiólogos, especialistas enfermeras, auxiliares y médicos en enfermedades infectocontagiosas”. Esta formación pide la dimisión de la ministra de sanidad, Ana Mato, de los responsables del Hospital La Paz y llega a reclamar el cese del propio Mariano Rajoy “por posible atentado contra la salud pública así como por posible acto negligente sobre la protección de la salud de los trabajadores”.

Más información