Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santamaría evita un rechazo claro a la posibilidad de ser candidata en Madrid

Cospedal, en alusión a Aguirre, anima a quien quiera a “dar un paso al frente”

Ignacio González, saluda ayer a policías municipales de Collado Villalba.
Ignacio González, saluda ayer a policías municipales de Collado Villalba.

La candidatura del PP al Ayuntamiento de Madrid, una plaza estratégica para este partido, concentró ayer el debate interno de esta formación con tres declaraciones de personajes clave. Primero, Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, a la que algunos dirigentes ven como una candidata ideal, evitó descartar del todo esa posibilidad aunque su entorno insiste en que no está encima de la mesa. Le preguntaron directamente y contestó: "Serán los órganos del partido los que decidan en cada sitio quién es el mejor y quién puede llevar mejor ese ayuntamiento, comunidad o la institución que sea. Los demás seremos disciplinados y estaremos a lo que digan”, señaló en una entrevista en Onda Cero.

Sáenz de Santamaría dejó claro que este asunto no ocupa su tiempo porque está concentrada en las tareas de Gobierno, y dio su respaldo a la actual alcaldesa, Ana Botella: “Hay gente trabajando y tiene el apoyo del Gobierno para que sigan haciéndolo de la mejor manera posible”.

Sin embargo, y aunque en este asunto no hay información clara porque lo decidirá en exclusiva Mariano Rajoy, entre los dirigentes está cada vez más extendida la idea de que Botella no será la candidata, porque con ella el riesgo de perder la capital podría ser más alto.

En caso de que la esposa de José María Aznar no sea la candidata —ella misma aún no ha aclarado si querrá aspirar, aunque sus gestos recientes indican que desea seguir— el nombre que más se repite es el de Esperanza Aguirre. Ella se deja querer y se ha reunido incluso con Mariano Rajoy antes del verano, aunque las fuentes consultadas creen que Aguirre simplemente ha mostrado su disponibilidad sin concretar pero él no le ha ofrecido nada. Aguirre nunca ha ocultado que le gustaría acabar su carrera política en la alcaldía, un puesto que nunca ha ocupado. Públicamente no ha dicho nada y menos mientras Botella no tome una decisión.

La persona con la que Rajoy más habla de estos asuntos, Dolores de Cospedal, la número dos del PP, casi animó ayer a Aguirre a dejar claras sus intenciones cuando le preguntaron por una posible candidatura de Aguirre. “Aquí no hay vetos de ninguna manera, lo que hay son congresos donde todo el mundo se puede presentar. No hay vetos, hay que presentarse y dar el paso al frente, hay que darlo”, insistió en referencia a la presidenta del PP de Madrid.

La expresidenta madrileña se ha visto con Rajoy, que aún no ha decidido

Cospedal dejó claro que el PP no tiene aún plazo fijado para tomar esta decisión. Será Rajoy el que lo haga cuando lo estime oportuno, y según su entorno solo lo hará cuando tenga encima de la mesa encuestas claras que le digan cuál es el mejor candidato. En el PP algunos dirigentes hablan de sondeos previos al verano en los que Aguirre saldría mejor parada que otros, pero nadie ofrece datos claros. Las encuestas se volverán a hacer ahora tras las vacaciones.

El que más ha insistido en que se debe tomar la decisión de los candidatos cuanto antes es Ignacio González, el presidente de Madrid. A diferencia de Botella, Aguirre o Cristina Cifuentes, la delegada del Gobierno en Madrid, también en las quinielas, González sí ha dicho claramente que él quiere ser el candidato. Y en el partido la mayoría de los dirigentes consultados creen que lo tiene más fácil que Ana Botella para mantenerse en el puesto, a pesar de los escándalos que le han afectado en los últimos meses.

González constestó a Cospedal, con quien mantiene una importante cercanía política: “Si su planteamiento es que el que quiera ser candidato que lo diga, pues yo ya lo he dicho, con lo cual me parece muy bien”.