Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior sanciona a un comisario por dar una entrevista sobre el 11-M en EL PAÍS

Telesforo Rubio ha sido castigado con un apercibimiento por una falta leve

Telesforo Rubio, comisario de policía entre 2004-2006.
Telesforo Rubio, comisario de policía entre 2004-2006.

La Dirección General de la Policía ha sancionado con "un apercibimiento como autor de una falta leve" al comisario principal Telesforo Rubio, máximo responsable de la Comisaría General de Información (CGI) desde junio de 2004 hasta septiembre de 2006, por haber dado una entrevista a EL PAÍS en marzo pasado en la que desvinculaba el 11-M de ETA.

Ignacio Cosidó, responsable político del cuerpo, culmina de esta forma el expediente que él mismo impulsó contra Rubio, a quien el PP, cuando estaba en la oposición, convirtió en una de sus dianas en el marco de la estrategia del partido de Mariano Rajoy de sembrar sospechas sobre la investigación del mayor atentado de la historia de España.

La sanción ha sido impuesta el pasado 14 de agosto, en pleno puente vacacional, sin que haya sido admitida ni una de las pruebas de descargo (dos testificales y 17 documentales) que planteó Rubio, de 58 años, y sin que se haya hecho diligencia indagatoria alguna.

El comisario, que reclamaba el archivo, alegó en el expediente (procedimiento sancionador 1/2014) que había ejercido su derecho fundamental a la libre expresión; que habló sobre hechos de hacía 10 años "conocidos por cualquier interesado en los mismos"; y que EL PAÍS le pidió las declaraciones "como vocal de la ejecutiva nacional de la Federación de Comisarios del Sindicato Unificado de Policía", por lo que le amparaba el derecho de libertad sindical.

Cosidó abrió el expediente a Rubio por haber concedido la entrevista sin permiso y por haber facilitado datos de los que habría tenido conocimiento como máximo responsable de la Comisaría General de Información. El expediente hace una lectura de una circular de 1994 sobre la necesidad de que los policías pidan permiso para hablar a la prensa de casos abiertos o sin resolver. El 11-M es un caso sentenciado por la Audiencia Nacional y rubricado por el Tribunal Constitucional.

Sin embargo, Rubio únicamente facilitó datos sobradamente conocidos. Por ejemplo, que no existía "ni un hilo entre ETA y el 11-M" (como se refleja la sentencia de los atentados) y que tras el interrogatorio de 120 etarras durante su mandado (un dato que Interior publica en sus estadísticas) tampoco se había podido establecer un vínculo entre la organización terrorista vasca y los yihadistas que mataron a 191 personas en cuatro trenes de cercanías de Madrid. La entrevista estaba motivada por el décimo aniversario de los atentados.

La sanción, en cualquier caso, tiene nulos efectos prácticos. El apercibimiento solo supondrá una anotación en el expediente de Rubio, quien lleva 39 años en el cuerpo. Pero fuentes sindicales consideran que se trata de un episodio más de la "persecución" a la que dicen que está siendo sometido Telesforo Rubio.

El comisario está imputado por un supuesto espionaje a su exmujer, que está siendo investigado por Asuntos Internos de la policía, a pesar de que carece de que el asunto no tiene nada que ver con irregularidad policial alguna. El comisario, quien tras dejar el cargo en la CGI fue agregado policial en Moscú, está destinado en un puesto sin apenas contenido ni competencias en la Dirección General de la Policía.

Más información