Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Izquierda Unida reconoce que sola es “una fuerza insuficiente”

Cayo Lara y Alberto Garzón evidencian el choque generacional ante la Constitución

Alberto Garzón y Cayo Lara en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ampliar foto
Alberto Garzón y Cayo Lara en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Izquierda Unida empezó la noche de este jueves el camino hacia las próximas elecciones. La formación de Cayo Lara hizo su primer llamamiento público desde que el joven diputado Alberto Garzón asumiera, hace tres semanas, las riendas de la estrategia política. Su plan consiste en “cambiar las reglas del juego” y “las bases la sociedad”. Sin embargo, para llevarlo a cabo, IU no basta. “Solos no podemos, porque solos somos una fuerza insuficiente, por eso tenemos que pensar en otras fuerzas políticas y sociales, y buscar mecanismos de confluencia para encontrar un espacio común”, reconoció Garzón.

Esa convergencia pasará por un proceso de diálogo con Podemos, el partido de Pablo Iglesias, aunque la federación pretende llevar la iniciativa en todo momento y se reivindica como la única fuerza organizada de la izquierda para sentar las bases de ese cambio. Garzón, que pidió “superar la filosofía política del 78, de pactos entre élites”, chocó en esa valoración con Lara. El coordinador federal fue muy claro. “Quiero reivindicar la memoria de todos aquellos que se dejaron la piel por salir de las cárceles, volver del exilio, y os pido que entendáis que la gente hizo en su momento lo que pudo hacer, llegó hasta dónde pudo llegar”, dijo en referencia al pacto constitucional.

“Yo no voy a culpar a aquellos que hicieron lo que pudieron para llegar a la Constitución del 78”, prosiguió. “Hubo en aquel momento conquistas” que la correlación de fuerzas —sobre todo por el “bipartidismo monárquico”— no logró desarrollar, en su opinión.

Garzón también afirmó que en la Constitución hubo “elementos positivos”, pero el tono fue inevitablemente distinto. Esta doble visión refleja el choque generacional que existe en el seno de IU y que, en el fondo, es una de las razones por las que el diputado malagueño se convirtió en el hombre fuerte de la formación y en el probable relevo de Lara.

El bloque social y político se hace en la calle, no un día antes de las elecciones. Se hace en las huelgas, parando desahucios

Alberto Garzón, de Izquierda Unida

La noche de este jueves Garzón trazó el camino a seguir, por el que pidió “alturas de miras”, en una sala del Círculo de Bellas Artes de Madrid llena de simpatizantes y militantes. “El bloque social y político es construir una hegemonía desde abajo. El bloque social y político se hace en la calle, no un día antes de las elecciones. Se hace en las huelgas, parando desahucios. Ahí se hace la convergencia”, consideró. “Nuestro proceso constituyente es claramente una lucha contra el bipartidismo”, resumió en un acto en el que también intervinieron Elena Cortés, consejera de Fomento de la Junta de Andalucía.

Lara apostilló: “A mi vecina de enfrente le hablo de proceso constituyente y dice: ‘¿Y eso qué es?’. Eso hay que explicárselo a la gente”, exhortó, antes de abundar en su discurso habitual. IU no quiere perder el terreno ganado en los últimos años, en plena crisis del bipartidismo. Pretende pasar, en palabras del coordinador general, “de la pancarta al Boletín Oficial del Estado”. Para ello Lara llamó, ante Garzón, a elaborar un “proyecto serio, sólido” con vistas a las próximas elecciones.