Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior eleva el nivel de riesgo terrorista ante la jura de Felipe VI

El nuevo Rey prefiere hacer el recorrido al Palacio Real en coche descubierto, pero su seguridad pone objeciones

EL CONGRESO ULTIMA LOS PREPARATIVOS PARA LA PROCLAMACIÓN.  El Congreso de los Diputados ultima los preparativos para dar cabida en el Hemiciclo a los diputados, senadores, miembros del Gobierno que asistirán a la proclamación de Felipe VI como nuevo Rey de España. VÍDEO: ATLAS

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha cursado hoy una instrucción a las direcciones generales de la Policía y de la Guardia Civil y a los delegados del Gobierno, que contempla el dispositivo de seguridad que se desplegará con motivo de la proclamación de don Felipe de Borbón como nuevo rey de España. Dentro de la revisión rutinaria de alerta antiterrorista que se realiza ante acontecimientos de estas características, la instrucción modifica la actual alerta que hay en España, situada en el nivel 2, y la eleva hasta el nivel 3 (hay hasta 4 niveles).

El Ministerio del Interior está ultimando el dispositivo de seguridad en torno a la ceremonia de proclamación del nuevo Rey, Felipe VI, prevista para el próximo día 19. Cada día hay reuniones para perfilar los detalles del despliegue, cuya responsabilidad recaerá al 80% en el Cuerpo Nacional de Policía y el resto en la Guardia Civil, la Policía Municipal y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

El plan no será muy diferente al de otros eventos similares, aunque en esta ocasión hay una novedad destacable: será activada la alerta contra el cibercrimen para evitar que una organización criminal pueda intentar boicotear o atacar algún sistema informático de infraestructuras básicas (por ejemplo, de los los servicios de emergencia o de la red de electricidad), según fuentes gubernamentales.

El plan culminará dentro de una semana con la proclamación de don Felipe en el palacio del Congreso, en la Carrera de San Jerónimo de Madrid. El centro de coordinación de ese enorme despliegue estará en la Jefatura Superior de Policía de Madrid, mientras que el centro de mando estará en la sede del Ministerio del Interior.

A falta de concretar todavía muchos detalles, fuentes policiales calculan que en el operativo participarán más de 5.000 agentes (antidisturbios, desactivadores de explosivos, francotiradores, expertos en terrorismo, especialistas en subsuelo...), así como policías municipales, equipos de emergencia sanitaria y bomberos.

El momento más delicado de la ceremonia será el recorrido de don Felipe y doña Letizia desde La Zarzuela hasta las Cortes y después desde las Cortes hasta el Palacio Real, donde previsiblemente ofrecerán una recepción. El todavía Príncipe prefiere hacer ese paseo en coche descubierto y el Gobierno aceptará lo que diga la Casa del Rey. No obstante, los servicios de protección se inclinan por que ese recorrido sea en un vehículo cerrado porque eso disminuye los riesgos.

Una de las principales novedades es que, por primera vez en un evento de este tipo, se activarán todos los controles contra el cibercrimen. No hay ningún motivo de alarma ni nada que cause especial preocupación, pero las autoridades creen que es mejor adoptar todas las medidas para garantizar el buen desarrollo de este acontecimiento histórico. Se trata de garantizar el buen funcionamiento de todas las infraestructuras críticas, recalcan las fuentes informantes.

El despliegue del Gobierno tendrá dos fases: una fase precrítica, que puede ponerse en marcha cuatro o cinco días antes de la proclamación del Rey, y una fase crítica, que será declarada probablemente la víspera y que será desactivada al culminar los actos. "Todos los servicios de información del Estado están activados y no hay ninguna amenaza ni nada que cause especial preocupación", señala un mando policial.

El nivel 3 de alerta antiterrorista supone la activación de las unidades especiales de intervención y reserva de la policía y la Guardia Civil y su participación en la vigilancia de los lugares de afluencia masiva de personas y en la protección de infraestructuras críticas, cometidos que hasta el nivel 2 desarrollan exclusivamente las unidades de seguridad ciudadana. Del mismo modo, en este nivel se contempla la posibilidad de restringir el acceso a infraestructuras críticas que se vean amenazadas.

 El espacio aéreo de Madrid también será objeto de especial control: será cerrado al tráfico para evitar así el sobrevuelo de aeronaves e incluso de drones u otro tipo de aparatos.

Otras medidas previstas para garantizar el buen desarrollo del acontecimiento son la instalación de controles de tráfico en los accesos a Madrid y la activación de dispositivos especiales para la protección del Congreso de los Diputados, del Palacio Real, y de los itinerarios de desplazamiento de la comitiva real y del resto de autoridades asistentes a los actos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información