_
_
_
_
_

Detenidos dos butroneros cuando iban a robar 300 kilos de droga

Los hombres intentaron asaltar un depósito oficial del puerto de Valencia

Dos hombres que trataban de robar hace una semana más de 300 kilos de droga de un depósito oficial del puerto de Valencia fueron detenidos por el Cuerpo Nacional de Policía cuando intentaban asaltar el almacén provistos de una lanza térmica. Allí se guardaban más de 100 kilos de cocaína, 150 de marihuana y 60 de hachís. Los investigadores los arrestaron in fraganti y después han desarticulado la organización criminal, con siete detenidos más en Madrid y Valencia, según la Dirección General de la Policía.

Las pesquisas sobre la banda comenzaron en septiembre de 2013. En esas fechas, la Brigada Central de Crimen Organizado detectó una reunión entre varios individuos sospechosos. Los siguieron hasta Valencia y, al llegar a esta ciudad, vieron cómo uno de ellos se enfundaba un uniforme de trabajo de una compañía telefónica. Así, disfrazado, entró en el depósito de Sanidad donde se guardaban las drogas decomisadas por la policía y la Guardia Civil. Con la excusa de hacer una revisión de los teléfonos, el delincuente aprovechó para ver las medidas de seguridad con que contaba el edificio. Desde ese momento, los policías tuvieron claro que ese almacén era uno de los próximos objetivos de la banda.

Más información
Interior censura a Aduanas por la falta de vigilancia en el robo de hachís
Doce campanadas para robar una tonelada de hachís
Multiplicación de robos en depósitos
Robados 290 kilos de cocaína del depósito judicial de droga de Cádiz

La policía vigiló durante meses el depósito, tanto de día como de noche, ante la convicción de que los delincuentes acabarían por desvalijarlo. Los encargados del caso sospechaban que el día elegido para el golpe sería la Navidad. Pasó esa fecha y no ocurrió nada. Desde entonces los agentes no dejaron ni a sol ni a sombra a uno de los más importantes grupos organizados dedicados al robo de sustancias estupefacientes —bien en posesión de otros narcotraficantes o bien de la Administración—, robos conocidos como “vuelcos”. La organización, asentada en Madrid y Valencia, estaba compuesta por un grupo de intermediarios; otro, encargado de dar soplos sobre la seguridad del depósito y los medios necesarios para el asalto, y, por último los ejecutores, que son expertos butroneros.

En la madrugada del pasado 24 de mayo, la banda decidió ejecutar el golpe, por lo que cuatro butroneros se desplazaron hasta Valencia. Enmascarados, fracturaron el bombín de la puerta de seguridad del edificio y accedieron al interior. Tres de los asaltantes comprobaron las medidas de seguridad del edificio y esperaron el tiempo necesario hasta considerar que el acceso a las salas que contenían la droga era seguro. Después introdujeron las herramientas necesarias en el edificio, entre ellas una lanza térmica con gran cantidad de varillas, que les permitiría derretir el sólido blindaje de las cámaras de seguridad como si fueran de mantequilla.

La policía, con ayuda de los GEO (Grupo Especial de Operaciones), capturaron en plena faena a los dos butroneros. Otros dos lograron darse a la fuga y, tras intentar camuflarse entre la clientela de una discoteca próxima, uno de ellos fue interceptado horas más tarde en la autopista A-3 cuando regresaba a Madrid. En esta ciudad fue localizado el cuarto fugado sólo unas horas más tarde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presunto jefe de los butroneros es Roberto A., conocido como El Dragrones a causa de los tatuajes que luce en su cuerpo. Este individuo tiene numerosos antecedentes por robos y, según fuentes policiales, sus ganancias las ha invertido, a través de terceras personas, en una hamburguesería de Boadilla del Monte (Madrid), frecuentada por famosos futbolistas y personajes de la farámbula, así como en otros negocios del sector de joyería.

La operación ha culminado con la detención de otras seis personas en Madrid y Valencia y la imputación de cuatro más. Asimismo se han practicado 12 registros en los que se ha incautado una pistola, un revólver, dos escopetas, tres chalecos antibalas, varios guantes y caretas, 15.000 euros en efectivo, 11 ordenadores portátiles, 45 teléfonos móviles, 7 vehículos de gran cilindrada (uno de ellos robado) y diversas sustancias anabolizantes.

La investigación ha sido desarrollada por la Brigada Central de Crimen Organizado de la Comisaría General de Policía Judicial, con la colaboración de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia y del Grupo Especial de Operaciones (GEO).

El primer robo de estas características en España se produjo en el edificio de Sanidad Exterior del puerto de Valencia, cuando una banda sustrajo más de 100 kilos de cocaína y 50 de piperonal en la madrugada del 2 de enero de 1997. Cuatro años después, en febrero de 2011, unos ladrones se llevaron casi cuatro de las seis toneladas de marihuana confiscada que estaba almacenada en un depósito del puerto de Valencia porque no cabía en el edificio de Sanidad Exterior.

 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_