Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investiga los contratos del Gobierno socialista de Castilla-La Mancha

El PSOE regional niega que exista financiación ilegal y entrega todas sus cuentas

La empresa trabaja con Gobiernos de los partidos mayoritarios desde hace años

La formación de Barreda denuncia la difusión de correos falsos para acusarles

José María Barreda, expresidente de Castilla-La Mancha, en un pleno de las Cortes en 2010. Ampliar foto
José María Barreda, expresidente de Castilla-La Mancha, en un pleno de las Cortes en 2010.

La Fiscalía Superior de Castilla-La Mancha ha abierto diligencias para investigar los contratos del anterior Gobierno regional, bajo el mando del socialista José María Barreda, con la empresa Cuadrifolio. La fiscalía ha actuado de oficio después de que el diario El Mundo publicara que supuestamente se habían “inflado” los contratos con la Junta para que la empresa financiara al PSOE castellanomanchego. El fiscal superior de Castilla-La Mancha, José Martínez, confirmó la apertura de diligencias y afirmó que no ha mediado denuncia alguna.

Contratos troceados. El titular de la empresa Cuadrifolio, Manuel Téllez, ha admitido que, en alguna ocasión, se han troceado contratos. Alega que esta práctica no es exclusiva de la Junta de Castilla-La Mancha sino que hay otras Administraciones que también lo hacen. La empresa no ha especificado qué contratos se fragmentaron pero sí niega que alguno de ellos sumara más de 100.000 euros.

El PSOE no ha querido valorar la existencia de contratos fraccionados con el fin de eludir la norma de la Ley de Contratos que obliga a sacar a concurso los contratos de cuantía superior a 12.000 euros. “Si hay irregularidades, se verán en los tribunales”, alegan fuentes socialistas.

El Gobierno de Dolores de Cospedal no ha confirmado la existencia de contratos troceados, ni el listado ni el montante de lo adjudicado a Cuadrifolio. Para “documentar” el amaño, El Mundo ha publicado un correo electrónico escrito, supuestamente, desde la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. El PSOE calificó de “cutre montaje” el correo, ya que el dominio que aparece no es de la Junta sino de un ciudadano de Estados Unidos. Para el PSOE, “alguien ha engañado al periódico y les ha dado información tergiversada” con el fin de intentar hacer creer a los ciudadanos “que todos somos iguales y no es así”.

Tras la publicación del correo, los socialistas han pedido la intervención inmediata de la Unidad de Delitos Informáticos para averiguar cuál es su origen. Además, fuentes socialistas han recordado que, en noviembre de 2012, ya acudieron a esta unidad cuando descubrieron que dos de los ordenadores del grupo socialista estaban pirateados.

La empresa lo niega. Tanto el PSOE como la mercantil han negado rotundamente la acusación. “No somos un medio de financiación ilegal de ningún partido político”, afirmaron fuentes de la empresa. Por su parte, el PSOE ha puesto a disposición de la fiscalía todas sus cuentas con el fin de demostrar que los trabajos que hizo Cuadrifolio están pagados y auditados.

No a la exclusividad. Cuadrifolio ha documentado la inexistencia de exclusividad con el Gobierno socialista de Castilla-La Mancha. En 2013, el Ejecutivo de Cospedal le adjudicó el expositor de la Feria turística Fitur, igual que hizo el Gobierno del socialista Barreda durante tres años (de 2005 a 2008) de su presidencia. De hecho, según los datos de adjudicación, el contrato de Cospedal resultó más caro que los de Barreda. Mientras que por el primero se pagaron 198.000 euros por 500 metros cuadrados (396 euros el metro cuadrado), por los segundos pagó hasta 600.000 por 3.000 metros cuadrados (200 euros por metro cuadrado). Además, la empresa asegura que ha contratado y contrata con diversas Administraciones, “con independencia del partido que las gobierne”. Y menciona, entre otras, Castilla y León o la Comunidad de Madrid.

Regalos. Tanto los dirigentes socialistas que han sido señalados como receptores de regalos como la empresa sostienen que los presentes se limitaron a obsequios navideños de escaso valor que se enviaban tanto a los responsables de las Administraciones con las que trabajaban, tanto del PSOE como del PP, como a sus clientes privados. “Es radicalmente falso” asegura la empresa.