Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres muertos y dos desaparecidos en el naufragio de un pesquero en Asturias

El buque "Mar Nosso" tiene bandera portuguesa y base en el puerto pontevedrés de Marín

Otra tragedia marítima ha golpeado a la flota pesquera gallega, que suma ya 18 víctimas mortales desde el pasado 14 de abril. A la fatídica estadística se sumaron tres marineros portugueses fallecidos y otros  dos que permanecen desaparecidos en aguas de Asturias tras volcar, en torno a la una de la tarde de ayer, el pesquero Mar Nosso, con base y armador de Marín (Pontevedra) y bandera lusa. Los muertos son tres marineros naturales de la localidad de Vila do Conde, en el distrito de Oporto. Los otros siete tripulantes del barco, un arrastrero de 32 metros de eslora, fueron rescatados con vida y trasladados en helicóptero a los hospitales de Jove y Cabueñes, en Gijón, y al de la Costa en Burela (Lugo). A dos de ellos se les diagnosticaron síntomas de hipotermia grave y a otros dos, leve. Otros tres ocupantes rescatados con vida resultaron ilesos aunque ayer fueron ingresados en centros hospitalarios para ser sometidos a reconocimientos médicos. En Asturias se había iniciado el pasado 14 de marzo el mes negro para la pesca gallega, cuando se hundió un pesquero de Muros (A Coruña).

 El naufragio se produjo a 20 millas al norte de Navia, en el litoral occidental asturiano. Cinco de los tripulantes que han sobrevivido son gallegos: José Martínez Calo, Jesús Álvaro González, Rafael Meixide Rodríguez, todos de Marín (Pontevedra); Francisco Pereira Iglesias, de Bueu (en la misma provincia); y Francisco Manuel Alvite, de Vilagarcía de Arousa. A bordo, en el momento del naufragio, iban otros siete marineros portugueses: los tres fallecidos, los dos que siguen desaparecidos y otros dos rescatados con vida.

Fuente: Salvamento Martítimo y elaboración propia.
Fuente: Salvamento Martítimo y elaboración propia.

La embarcación había zarpado por la mañana del puerto de Avilés, donde solía operar con frecuencia, para pescar caballa en un caladero frente a la costa de Navia. La tripulación tenía previsto completar el cupo que tiene asignado para esta especie durante el último día de la costera. El naufragio fue observado por dos pesqueros que faenaban en la zona y que acudieron en auxilio de los marineros. El pesquero Mar de Galega, logró rescatar a los siete supervivientes del Mar Nosso y dio aviso a Salvamento Marítimo, mientras que otra embarcación, el pesquero Kika, recuperó los dos primeros cadáveres. La alerta fue recibida a las 13.08 en el Centro de Salvamento Marítimo de Gijón, que puso en marcha el dispositivo de búsqueda de los desaparecidos, tanto por mar como por aire.

El despliegue en la zona lo formaban un helicóptero de la Xunta de Galicia y una embarcación de rescate Salvamar Capella. Poco antes de las siete de la tarde del jueves, el remolcador Alonso de Chaves recuperó en la zona del naufragio el cadáver de un tercer hombre, también de nacionalidad portuguesa. El Helimer 211 lo trasladó al puerto del Musel, en Gijón, como había hecho horas antes con los otros dos cadáveres.El Mar Nosso se hundió completamente tras haber pasado horas con la quilla al sol. En el rastreo de la zona del siniestro seguían colaborando anoche varios pesqueros para tratar de localizar al resto de la tripulación (dos trabajadores de nacionalidad portuguesa).

El armador del barco viajó desde Marín (Pontevedra) hasta el Principado de Asturias para estar cerca de su tripulación y colaborar con los trámites de repatriación de los cádaveres encontrados. Las primeras hipótesis apuntan a que el vuelco del barco se produjo al desequilibrarse la carga cuando sus tripulantes estaban izando a bordo las capturas de la mañana. El Mar Nosso se dio la vuelta y quedó con la quilla (la parte inferior del barco) sobre el agua.

El alcalde de Navia, Ignacio García Palacio, expresó todo su apoyo a las familias de la tripulación y al armador del pesquero y se mostró “sorprendido” por el trágico accidente. “El mar está como un plato; estaba en calma, perfecto. Es trágico que ocurra algo así cuando no se podían prever complicaciones”, declaró García Palacio a Europa Press. Las causas del siniestro tendrán que ser dilucidadas por la comisión de investigación de accidentes marítimos

Este es el segundo barco gallego con bandera portuguesa que se hunde en Asturias en poco más de un mes, tras el naufragio el 14 de marzo, frente al cabo de Peñas, del arrastrero Santa Ana, con base en Muros) y en el que perdieron la vida ocho de sus nueve tripulantes. El barco permanece bajo el mar junto al islote de Erbosa. La fatal cadena de accidentes para la flota gallega prosiguió el pasado día 2 en la ría de Vigo cuando otro pesquero de Marín colisionó contra un mercante. Murieron cuatro marineros y otro continúa desaparecido.