Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Vinieron corriendo para que parásemos e intentaron inmovilizar el coche de Mas”

Los Mossos declaran en la segunda sesión del juicio por el asedio al Parlamento catalán

"Hicimos una maniobra de evasión. Trataban de abrir la puerta del presidente", afirma un agente

Los acusados de acosar a los diputados, este lunes.

Turno para los Mossos d'Esquadra en la Audiencia Nacional. Nueve agentes han declarado este martes como testigos en la segunda sesión del juicio contra los 20 procesados —uno se encuentra huido— por el asedio al Parlamento catalán; ocurrido el 15 de junio de 2011, cuando cerca de un millar de personas se concentró ante la asamblea para protestar contra los recortes e impedir la entrada de los diputados. "Vimos como una multitud de gente se dirigía a nosotros corriendo e insultando para que nos parásemos, tratando de inmovilizarnos", ha explicado el policía que conducía el automóvil del jefe del Ejecutivo autonómico, Artur Mas.

Los policías han descrito como los manifestantes rodearon el vehículo a su llegada a la Cámara. Le propinaron "golpes", "zarandeos", "patadas", "escupitajos", "arrojaron pintura" y "rompieron uno de los retrovisores". Además, según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía, varios de los procesados se abalanzaron sobre el coche, obligándolo a retroceder y a subirse a las vías del tranvía. Uno de los Mossos, a su vez, ha incidido en que uno de los concentrados puso las manos sobre el capó y se subió al automóvil. "Comenzamos a hacer una maniobra de evasión" y "un individuo intentaba abrir la puerta del presidente", ha especificado otro integrante de la escolta.

La comitiva, compuesta por varios vehículos, huyó entonces del lugar y se dirigió hasta comisaría. En los coches iba también la presidenta de la Asamblea autonómica, Nuria de Gispert, y los parlamentarios Josep María Llop —que, al ser invidente, estaba con su perro guía— y Antoni Fernández Teixidó. A continuación, se habilitó un helicóptero para que una treintena de políticos pudieran acceder al Parlament: entre ellos, el propio Artur Mas.

Un individuo intentaba abrir la puerta del presidente Mas

Un Mosso d'Esquadra, en el juicio

Con las declaraciones de este martes, que ha incluido las de los instructores de los atestados policiales, la sección primera de la Sala de lo Penal ha continuado con un proceso judicial que arrancó el lunes y continuará hasta el jueves. En su primera sesión, se negaron a declarar los 19 acusados por el asedio al Parlamento el 15 de junio de 2011, cuando se votaba y debatía ese día las enmiendas de los presupuestos autonómicos. El Ministerio Público mantiene que entonces los acusados "increparon", "agredieron" e, incluso, "golpearon" a una decena de representantes políticos. Entre ellos, a Montserrat Tura (PSC), a quien José María Vázquez le pintó presuntamente un cruz con espray negro en la parte posterior de la gabardina. Y también a Ana Isabel Marcos (CiU), a la “que arrojaron "gran cantidad de una sustancia líquida" e "intimidaron", por lo que sufrió un ataque de ansiedad y requirió asistencia médica con tratamiento de ansiolíticos.

Por todo esto, la fiscalía ha pedido una pena de cinco años y seis meses de cárcel para los procesados, a los que imputa un delito contra las altas instituciones del Estado y de atentado a la autoridad. Una solicitud mayor que la planteada por la Cámara catalana y la Generalitat, personados como acusación particular, que exigen tres años de prisión. El sindicato Manos Limpias —también presente— eleva la pena hasta los ocho años, ya que los acusa además de "asociación ilícita".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información