Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruz urge al Santander a informar quién endosó un cheque de Rosalía Iglesias

La entidad financiera pidió una prórroga al plazo de 24 horas que le dio el magistrado para decirle quién encajó los 149.000 euros que Rosalía Iglesias envió en 2005

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha apremiado al Banco Santander a que le envíe la información sobre quién endosó un cheque de 149.000 euros desde la cuenta de la esposa del extesorero del PP Luis Bárcenas, Rosalía Iglesias, en Bankia. El magistrado ha rechazado prorrogar el plazo de 24 horas que concedió el pasado martes al Santander para identificar al destinatario del cheque, en la sucursal de la avenida de Madrid 203 de Barcelona, después de que la entidad presidida por Emilio Botín solicitara una ampliación del plazo de contestación. “Procede mantener el plazo de 24 horas conferido para la contestación del banco Santander sobre la operación descrita”, se lee en una providencia del juez Ruz remitida esta misma tarde tanto al propio banco como a las partes personadas en la causa. Fuentes jurídicas consideran que la identificación de la cuenta en la que se encajó un cheque fechado en abril de 2005 es un proceso totalmente automático para una entidad bancaria.

El juez exige al banco que conteste en el plazo inicialmente otorgado “empleando para ello los recursos que estime necesarios” o, en su caso, “alegar de forma justificada y fehaciente los motivos que impiden la contestación al requerimiento cursado por el juzgado en los términos” que Ruz expuso en su auto. El magistrado recuerda que se trata de una “causa con preso” y de que “de la documentación requerida pudieran derivarse otras diligencias o informes de la unidad de auxilio de la Agencia Tributaria”.

El juez Pablo Ruz sigue el rastro de dos operaciones sospechosas realizadas por Rosalía Iglesias, esposa de Luis Bárcenas, extesorero del PP. Para ello requirió a la sucursal de Bankia (antes Cajamadrid) situada en la calle del Príncipe de Vergara, 32, en busca de documentación con advertencia de que si no colaboraba ordenaría la entrada y registro de la entidad. El secretario judicial estuvo durante una hora en la oficina bancaria y se llevó algunos documentos, según fuentes de Bankia.

Las operaciones sospechosas corresponden al cobro de un cheque de 149.000 euros el 12 de abril de 2005 y un ingreso en efectivo de 500.000 euros el 20 de enero de 2006. La investigación judicial solicitó en su día a la entidad bancaria información sobre esas operaciones, pero solo obtuvo una respuesta negativa: “Debido al tiempo transcurrido, no conservamos dicha información”.

Más información