Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carromero asegura que el indulto más “justo” sería el suyo

El dirigente popular condenado por homicidio en Cuba presenta su libro 'Muerte bajo sospecha'

Angel Carromero y Ofelia Acevedo durante la presentación del libro. Ampliar foto
Angel Carromero y Ofelia Acevedo durante la presentación del libro. Getty Images

El secretario general de Nuevas Generaciones de Madrid, Ángel Carromero, ha asegurado este martes que su vida "acabó en Cuba" tras ser condenado en julio de 2012 por homicidio imprudente, en referencia al accidente de tráfico en el que murieron el líder del Movimiento Cristiano de Liberación, Oswaldo Payá, y su colaborador, Harold Cepero. Ha sentenciado que si hay un indulto "justo" sería el suyo.

"Soy inocente, una víctima del castrismo", ha asegurado después de criticar el "buenismo de la sociedad española" ante "una dictadura de izquierdas" y tras aseverar que no ha sido fácil hablar de lo sucedido ni escribir sobre ello, cuando lo más sencillo habría sido quedarse callado.

En una rueda de prensa donde ha presentado su libro Muerte bajo sospecha editado por Oberón, ha apuntado que sí ha sentido el apoyo de su partido, especialmente de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, y de la secretaria general de su partido, María Dolores de Cospedal.

Sobre el indulto, que cuenta con el apoyo de la familia de Oswaldo Payá, Carromero ha explicado que "sigue en la mesa del Consejo de Ministros". "Si hay un indulto justo sería éste. No veo una causa objetiva para que no se conceda y más cuando se lee que el fiscal se opuso porque decía que no estaba arrepentido. ¿De qué se tiene que arrepentir alguien que es inocente y que la familia no le culpa de nada?", ha preguntado.

Durante su intervención, Carromero ha defendido que ni Oswaldo Payá ni Harold Cepedo murieron en el momento debido al accidente, sino que, tras echarlos de la carretera, las autoridades se "deshicieron" de ellos.

Por su parte, Ofelia Acevedo, viuda de Payá, ha indicado que seguirá pidiendo una investigación internacional sobre este caso y ha denunciado que el Movimiento Cristiano de Liberación que lideraba Payá continúa siendo perseguido y agredido dentro de Cuba.

En el año 2012, Carromero fue condenado a 4 años de cárcel en Cuba por el accidente de tráfico que costó la vida a los opositores al régimen castrista. Carromero fue trasladado a España en las últimas jornadas de 2012 para cumplir el resto de la condena impuesta en Cuba, donde Instituciones Penitenciarias le concedió el tercer grado.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional se opuso en septiembre de 2013 al indulto del dirigente de Nuevas Generaciones que pidió la familia de Payá por no encontrar "razones de justicia, equidad o conveniencia" para ello, al considerar que hace vida normal gracias al tercer grado penitenciario que disfruta y que no había mostrado arrepentimiento.