Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía y Cataluña agitan con sus agravios la batalla por la financiación

El Gobierno desautoriza los cálculos: “Cada uno usa el sistema que le viene mejor”

Artur Mas con Andreu Mas-Colell, en agosto de 2013 Ampliar foto
Artur Mas con Andreu Mas-Colell, en agosto de 2013

El Gobierno tiene un problema multiplicado por 17 comunidades. La batalla abierta ante la próxima reforma de la financiación autonómica, comprometida por Mariano Rajoy para este año, enfrenta ya a las principales comunidades, que han hecho públicos sus cálculos con variopintas varas de medir y sus múltiples agravios.

Todas piden mucho más dinero a la caja del Estado en un momento de austeridad presupuestaria a ultranza. A los agravios que denunciaron al comienzo de la semana los presidentes de Madrid y de Extremadura se han unido en las últimas 48 horas los reproches de las dos autonomías con mayor peso en cuanto a población y PIB en el conjunto del Estado, Andalucía y Cataluña.

El Ejecutivo de Artur Mas ha elaborado un informe que evalúa el funcionamiento del modelo de financiación autonómica entre 2009 y 2012 y ofrece datos negativos para Cataluña: es la tercera comunidad que más recauda y la décima en recibir recursos per cápita después de pasar por los fondos de solidaridad territorial. El informe denuncia que la evolución del modelo de financiación ha supuesto que Cataluña, Murcia y Madrid hayan ido a peor en 2012 respecto a 2009.

El informe critica el modelo actual por su complejidad, arbitrariedad y “sobrenivelación”. El Ejecutivo catalán denuncia que, mientras los recursos del Gobierno central han aumentado un 7% en el periodo 2009- 2012, los de las comunidades lo han hecho solo un 2,5%. Con los cálculos del estudio, Cataluña ocupa el undécimo lugar en euros recibidos por habitante.

La Junta de Andalucía también ha enviado al Ministerio de Hacienda su particular informe sobre cómo se aplica el actual modelo de financiación. En ese estudio defiende que esta comunidad está “infrafinanciada” y que los ajustes aplicados en los últimos ejercicios han provocado que aumenten las diferencias. El Gobierno andaluz cifra en 2.800 millones de euros el dinero que la Junta ha dejado de ingresar desde 2009 como consecuencia de estar por debajo de la media en la financiación por habitante.

Las críticas al actual modelo de Madrid y Extremadura, gobernadas por el PP, más Andalucía (PSOE) y Cataluña (CiU) no parecen preocupar al Ejecutivo de Mariano Rajoy, que se ha tomado los cálculos publicados con mucho escepticismo.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaria, lo interpretó así: “Los cálculos son tan variados que está claro que cada uno usa un sistema que le puede venir mejor. Siempre ha habido discusiones sobre el modelo de financiación autonómica. Y es lógico que cada comunidad haga valer sus intereses. Todos los criterios que utilizan son recurrentes y todos son importantes para nosotros, pero el Gobierno tiene que casar todos esos intereses porque detrás de ello está la financiación del Estado de bienestar de todos los ciudadanos”.

Más información