Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una avería obliga a aterrizar de nuevo en Dublín el avión en el que regresaba Rajoy

Defensa envía otro Falcon 900 a la capital irlandesa para que el presidente vuelva a España

El presidente ha abandonado ya la capital irlandesa en otro Falcon enviado por Defensa

Por tercera vez en poco más de 100 días, un avión del Grupo 45 del Ejército del Aire ha sufrido na avería mientras trasladaba a una autoridad. El Falcon 900 en el que el viernes regresaban a Madrid el presidente Mariano Rajoy y su comitiva desde Dublín (Irlanda), donde habían participado en la cumbre del Partido Popular Europeo, tuvo que darse la vuelta poco después de despegar y realizar un aterrizaje de emergencia. El piloto decidió volver a la capital irlandesa tras encenderse el indicativo de la reversa; un mecanismo por el que se invierte el sentido de la salida del aire de una de las tres turbinas para facilitar el frenado durante el aterrizaje.

Fuentes militares indicaron que se trata de una incidencia menor, pues la reversa no es necesaria para tomar en pistas largas como las de los aeropuertos de Dublín o Madrid. De hecho, el avión aterrizó con este sistema desactivado. Si el piloto se dio la vuelta fue por “razones de prudencia”, ante la posibilidad de que hubiera algún otro problema asociado al anterior, dada la personalidad del pasaje. Según La Moncloa, en ningún momento hubo riesgo y la situación a bordo fue de absoluta calma. Defensa envió a Dublin otro Falcon 900 —tiene cinco en total— para recoger a la delegación, que esperó casi cuatro horas, durante las cuales Rajoy recibió una llamada del primer ministro irlandés, Enda Kenny.

El Ministerio de Defensa difundió a última hora del viernes un comunicado en el que explica que “a unos 300 pies del suelo, se iluminaron en cabina las luces de aviso de fallo REC UNLOCK y TRANSIT que indicaban que lka reversa del motor número 2 no estaba blocada y segura en la posición de plegada. La tripulación aplicó el correspondeinte procedimiento de actuación para estos casos, pese a ser un fallo menor. Una vez efectuadas las acciones, no desapareció el aviso de fallo por lo que la tripulación, siguiendo los pasos establecidos en el procedimiento para esta contingencia, solicitó instrucciones al control para regresar y terrizar”. Según Defensa, “en ningún momento fue necesario declarar emergencia en vuelo y se realizó un aterrizaje normal”.

El pasado 25 de noviembre, el Príncipe tuvo que suspender un viaje a Brasil por la avería en un flap (un tipo de alerón) del Airbus 310. El 26 enero, un fallo en un filtro de aceite del mismo avión obligó a don Felipe a aterrizar cuando viajaba de la República Dominaca a Honduras. Defensa envió el otro Airbus y tuvo que fletar un avión belga para la cumbre hispano-italiana prevista al día siguiente en Roma.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >