Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Munar quiere arrepentirse y devolver 2,6 millones sucios de un soborno

La exlíder de UM quiere el compromiso de no ser condenada a más años por otras causas

La exlíder de UM, María Antonia Munar, en el juicio por el 'caso Maquillaje'.
La exlíder de UM, María Antonia Munar, en el juicio por el 'caso Maquillaje'.

Los reos por corrupción en Baleares mueven ficha desde la cárcel para arrepentirse y mitigar la dureza de sus futuras condenas por causas pendientes. Para ello, han de confesar, reconocer los hechos y delitos así como retornar el dinero corrupto, el percibido en sobornos por comisiones ilegales o de fondos públicos malversados. Una de las personas que han llamado a la puerta de la Fiscalía Anticorrupción es la expolítica Maria Antònia Munar, exlíder de Unió Mallorquina (UM), presa desde julio de 2013 con una primera pena firme de cinco años y medio de prisión y otra de seis años apelada al Tribunal Supremo.

Munar quiere cerrar un pacto de arrepentimiento que favorezca su situación en las causas que aún tiene abiertas. La pieza central del arrepentimiento es la devolución de unos de 2,6 millones de euros de un soborno cobrado de la inmobiliaria Sacresa por la venta de un solar público de Can Domenge. El soborno, que ascendió a los cuatro millones de euros en conjunto, fue confesado por todos los que lo percibieron menos por la exlíder de UM.

Pero antes de arrepentirse, Maria Antònia Munar quiere lograr el compromiso de la fiscalía de no que agravará su futuro carcelario más allá de los 11 años y medio, la pena a la que ya está condenada, porque tiene otras causas por malversación, financiación ilegal, fraude y falsedad en las tramas partidistas de UM, que podrían aumentar su condena. Otros cargos y empresarios implicados han mostrado su voluntad de pactar antes de los juicios.

La exlíder de UM y expresidente del Parlamento de Baleares ha sido arrastrada a negociar por la actitud de otros presos de su entorno, como el exconsejero de turismo Miquel Nadal y Tomeu Vicens, ex secretario general de Unión Mallorquina. Ambos han pactado en otras ocasiones con la fiscalía y que ahora abordan un acuerdo, con el retorno de fondos sucios. La fiscalía reclama la necesaria confesión de este caso de soborno y la explicación detallada sobre otros delitos.

Munar ha sido la figura central política de Baleares durante tres décadas (1983-2011), aliada con el PP y el PSOE y los nacionalistas del PSM en distintas etapas en Mallorca y Baleares. El representante de Munar, un penalista de Palma, ha negociado con la fiscalía en distintas ocasiones en compañía de los letrados de Miquel Nadal y Tomeu Vicens, según han confirmado diferentes fuentes. El acuerdo no está cerrado en todos sus extremos.