Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior reitera en París su defensa de la actuación de la Guardia Civil

Fernández Díaz recalca que la presión migratoria concierne también a la Unión Europea

ATLAS

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, no despejó, al término de una reunión mantenida este jueves en París con sus homólogos francés (Manuel Valls), marroquí (Mohamed Hassad) y portugués (Miguel Macedo), las contradicciones que han jalonado la comunicación oficial acerca de los sucesos acaecidos el pasado 6 de febrero en la frontera con Marruecos, donde murieron quince inmigrantes.

Fernández participó en una conferencia de prensa en la sede del Ministerio del Interior francés, en la que participaron los cuatro ministros para hacer balance del encuentro mantenido horas antes. Se trataba de una reunión de seguimiento tras su primer encuentro celebrado en 2013, que dio lugar a la declaración de Rabat del 25 de enero de 2013. Este documento, cuyas líneas esenciales no han sufrido variaciones, se refiere a la cooperación de los países signatarios en cuatro áreas: gestión de flujos migratorios, lucha contra el narcotráfico, lucha antiterrorista y cooperación de fuerzas policiales.

Los periodistas le preguntaron al ministro, en primer lugar, sobre las circunstancias de la muerte de los inmigrantes llegados a aguas españolas, y que fueron repelidos con material antidisturbios por miembros de la Guardia Civil. Interrogado sobre la ocultación del uso de pelotas de goma disparadas contra inmigrantes en el agua en informes de la Guardia Civil, Fernández respondió que "los documentos publicados por la prensa pertenecen a un informe realizado en las primeras horas" después del suceso. "Después pedí un informe exhaustivo, que no es lo mismo".

Además, según el ministro, el oficial al cargo de la operación, "al ver que los inmigrantes llegaban a la línea imaginaria de 25 metros, dio orden a los agentes de que dejaran de disparar pelotas, que fueron utilizadas en todo momento como medida disuasoria".

Para Jorge Fernández Díaz, "si no hubiera sido así [el uso con fines "disuasorios" de material antidisturbios, que puso en riesgo la vida de personas indefensas], no habrían llegado sanas y salvas las 23 personas que rescató la Guardia Civil". Y ahí basa su convicción de que se respetaron "los principios de congruencia, proporción y oportunidad establecidos desde 2005" para la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado en esos escenarios.

"De la experiencia se aprende"

El ministro añadió que no se había producido antes un incidente de entrada combinada de inmigrantes en esa zona por tierra y por mar, y que "de la experiencia se aprende". Tras reiterar su defensa incondicional de la actuación de la Guardia Civil, señaló que la dirección del Cuerpo investiga lo ocurrido el 6 de febrero, que calificó de "tragedia", y se remitió a las diligencias judiciales en curso. También se escudó en el criterio del juez para comentar la petición del Congreso de que Interior facilite los vídeos de la intervención de la Guardia Civil. Fernández insistió, asimismo, en que ha facilitado al juez "toda la información" y que "no hay nada que ocultar".

Pero Fernández estaba también en París para lanzar un mensaje a Francia y a la Unión Europea: "La presión inmigratoria que sufren España y Marruecos concierne al conjunto de la Unión Europea", afirmó. "Por eso es importante que haya flujos financieros y políticas de asignación de ayudas que nos permitan luchar contra la inmigración irregular".

Para el ministro de Interior, "los inmigrantes tienen derecho legítimo a aspirar a una vida mejor, pero en España tenemos la capacidad de acogida que tenemos". Y aspira a que la UE atienda a "los principios de responsabilidad compartida" en materia de inmigración. También afirmó que "el control de fronteras es una competencia de los estados miembros [de la UE], no de la Comisión". Unas palabras que se producen después de que la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, pidiera explicaciones a Interior por el uso de la fuerza y su relación con la muerte de quince personas.

El Ministerio de Interior difundió el miércoles un comunicado en el que el Gobierno afirma que "España recibirá del Marco Financiero Plurianual 2014-20 cerca de 527 millones de euros de la Unión Europea para el control de fronteras, la lucha contra la inmigración irregular y la financiación de proyectos y actividades de seguridad". Pese a esa asignación, alega Interior, "todas las medidas que el Gobierno estima necesarias para reforzar las actuaciones e iniciativas encaminadas a la lucha contra la inmigración irregular precisan de un mayor respaldo económico".

Contra la "teatralización" de ETA

El titular de Interior, que tenía sentado a su izquierda su homólogo galo, Manuel Valls, también fue preguntado por la inminencia de un nuevo comunicado de ETA en el que podría anunciar medidas relativas al desarme progresivo. Fernández fue tajante al respecto: "No vamos a contribuir a la teatralización que está haciendo ETA, que 'anuncia que va a anunciar'… No negociaremos con una organización terrorista. Basta con que den la geolocalización de los zulos de armas y explosivos para su verificación por las Fuerzas de Seguridad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >