Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PSOE negocian con UPyD el primer repudio del Congreso al plan soberanista

El texto presentado por el partido de Rosa Díez generan dificultades para su aceptación

La líder de UPyD, Rosa Díez, conversa con el diputado socialista, Ramón Jáuregui, la semana pasada, en el Congreso. Ampliar foto
La líder de UPyD, Rosa Díez, conversa con el diputado socialista, Ramón Jáuregui, la semana pasada, en el Congreso.

El Congreso rechazará hoy, probablemente, por primera vez y de forma expresa, el plan soberanista para Cataluña que Artur Mas encabeza junto a CiU, ERC e ICV. Será a instancias de UPyD, pero no están nada claros ni el resultado de la votación ni los términos en que se aprobará. PP, PSOE y UPyD están claramente en contra del plan, pero los términos del texto presentado por el partido de Rosa Díez han generado dificultades que se negociarán hasta el último momento.

Hay en trámite para los próximos meses sendas iniciativas del Parlamento catalán y de tres partidos para que el Gobierno central ceda la competencia para convocar consultas. Esas dos proposiciones sí tendrían fuerza de ley, pero UPyD ha anticipado el debate con una proposición no de ley que se vota hoy. El primer punto “rechaza tajante y expresamente el plan secesionista de la Generalitat de Cataluña aprobado por la resolución 323/IX de 27 de septiembre de 2013 del Parlamento de Cataluña, que desarrolla a su vez la resolución 5/X de dicho Parlamento, de 23 de enero de 2013, por la que se aprobó la llamada declaración de soberanía y del derecho a decidir del pueblo de Cataluña”. Y el segundo punto “insta al Gobierno a que, utilizando los instrumentos de la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico, tome las medidas necesarias a fin de remediar el abierto incumplimiento de la legalidad vigente y de las resoluciones judiciales que sistemáticamente viene realizando la Generalitat”.

PP y PSOE aceptan el primer punto, porque responde al rechazo al plan que expresaron populares y PSC en Cataluña, pero discrepan del segundo. Según los socialistas supone que el Congreso certifique una ilegalidad y eso deben hacerlo los tribunales. Por eso, ambos partidos negociarán hasta el último momento el texto con UPyD y si no hubiera acuerdo pedirían votación separada de los dos puntos.

El partido que encabeza Rosa Díez tiene en su mano aceptar las enmiendas que le propongan populares y socialistas o someter su texto tal cual lo presentó en el registro. También tiene en su mano negarse a la votación separada de los puntos. En este caso, los socialistas se abstendrían. El Grupo Socialista, en todo caso, descarta diferencias de voto de diputados del PSC y no oculta su malestar con UPyD por forzar disidencias en lo que está de acuerdo el 86% de la Cámara.

Más información