Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Melilla cierra un puesto fronterizo por un intento de entrada en masa de sirios

La policía asegura que decenas de ciudadanos de Siria han intentado entrar a la carrera en la ciudad autónoma

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se han visto obligadas a cerrar el puesto fronterizo de Beni Enzar, el principal de los cuatro que existen entre Melilla y Marruecos, ante un intento de entrada de decenas de inmigrantes de origen sirio. Según han informado fuentes policiales, sobre las 20.40 las autoridades españolas se han visto obligadas a cerrar la verja ante la proximidad de un grupo "numeroso" sirios, unos 200, según algunas fuentes, que han intentado aproximarse a territorio español, un objetivo que no han conseguido.

Las autoridades marroquíes fueron las que advirtieron a las españolas de la presencia de un grupo numeroso de "incontrolados" que mostraban una firme decisión de cruzar hacia España, por lo que se cerró la frontera en el lado español como medida de precaución, han señalado fuentes de la Delegación del Gobierno.

Desde la institución gubernamental no se ha precisado la procedencia o nacionalidad de estas personas, de las que Marruecos se hizo cargo. Hasta el puesto fronterizo se han desplazado varias patrullas de la Policía Nacional, que han establecido un despliegue de seguridad, pero que no ha intervenido.

Sobre las 22.20, una vez dispersado al grupo personas, se ha restablecido el tránsito fronterizo, primero de peatones, y minutos más tarde de vehículo. Cientos de ciudadanos marroquíes que regresaban a su país tras pasar el día en Melilla se habían visto afectados por el cierre, pero finalmente han podido regresar a su país, al igual que algunos melillenses que retornaban a la ciudad.

Precisamente este jueves, el presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP), se ha presentado en la frontera entre Melilla y Marruecos para respaldar el trabajo de la Guardia Civil y Policía Nacional y subrayar la gran presión migratoria que sufre la ciudad, que tachó de "insostenible". Imbroda ha asegurado que "son miles y miles" los indocumentados, principalmente de origen subsahariano, que esperan al otro lado de la frontera una oportunidad de pasar a la ciudad española, y en la mayoría de los casos "usando la violencia".

Imbroda también ha alabado la actitud del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, después de anunciar que se querellarán contra todos aquellos que ataquen a los miembros del cuerpo y ha expresado que "ya está bien de aguantar los ataques de pseudo-ONG", como las que han divulgado vídeos con las que han intentado poner en duda el trabajo de los agentes de la Benemérita.