Análisis

Infanta hasta el final

Doña Cristina solo ha dicho "buenos días" al bajar del coche en el que llegó a los juzgados

La infanta Cristina, a su llegada a los juzgados de Palma.
La infanta Cristina, a su llegada a los juzgados de Palma.Ballesteros (EFE)

Cristina Federica de Borbón y Grecia está acostumbrada desde la cuna a subir y bajar de los coches oficiales, poner cara de niña buena, sonreír educadamente a las cámaras y tirar para adelante sin abrir la boca más que para decir buenos días, buenas tardes, gracias. Y eso es exactamente lo que ha hecho esta mañana a la entrada de los Juzgados de Palma, bien motu proprio, bien aconsejada por su selecto equipo de abogados. Ejercer de perfecta, ideal y encantadora Infanta de España.

El problema es que la ciudadana Borbón no estaba allí en calidad de infanta, sino como imputada por un presunto delito fiscal y de blanqueo de capitales. Y su uso absolutamente voluntario del coche oficial hasta la mismísima puerta, su ancha sonrisa de photocall de evento benéfico, y su saludo protocolario a los escogidísimos y ultravigilados periodistas presentes, ha sonado más hueco que nunca. La imputada cumple 49 años en junio, pero el título de Infanta de España, con todas sus connotaciones de distancia, bisoñez y ortopedia, es, hasta que quien puede decida lo contrario, vitalicio. Cristina se lo ha creído y ha ejercido sus privilegios. La cuestión es si lo siguen creyendo los ciudadanos.

Más información
La infanta Cristina ante el juez Castro: “Yo confiaba en mi marido”
La Infanta llega en coche y sonriente
“¿Por qué no ‘noos’ haces un talón?”
Entre el archivo y el banquillo
Las imágenes de una declaración histórica en Palma
Los seis pilares del ‘caso Nóos’

“Yo confiaba en mi marido”, ha trascendido que ha dicho Cristina ante el juez Castro, bien motu proprio, bien asesorada por su defensa, para justificar su supuesta ignorancia de los tejemanejes de Iñaki Urdangarín al frente del Instituto Nóos, del que Cristina era tesorera y beneficiaria solidaria, y que esquilmó, presuntamente, seis millones de euros al erario público. La confianza ciega de la buena esposa. No es la primera ni la última que canta ese verso de copla delante de un juez y de los micrófonos. Ya lo clamaron, desgarradas, la cantante Isabel Pantoja, la alcaldesa consorte de Marbella Maite Zaldívar, la ministra Ana Mato o la esposa de Luis Bárcenas, Rosalía Iglesias, por citar unas cuantas. La filosofía de la perfecta casada de casi todo el siglo pasado. No olvidemos que, hasta bien comenzada la democracia, las mujeres eran consideradas como personas casi menores de edad que no podían siquiera retirar dinero de su cuenta corriente sin permiso de su marido.

Sin embargo, por muy infanta que sea, Cristina creció en democracia. Estudió una carrera. Fue, de hecho, la primera universitaria de la Familia Real, por lo cual fue noticia en su día. Se emancipó de palacio, física que no económicamente, y vivió sola de soltera. Trabajó, y trabaja, en una empresa privada, La Caixa, que se supone que le remunera un salario por los servicios prestados. Está, se supone, en el mundo. El problema, para ella, aquí y ahora, es que su mundo no es el del resto. Y que su papel de pobre esposa enamorada llevada a los pies de los caballos por un marido con el que, por otra parte, se niega a marcar distancias, es muy difícil de creer por la plebe. Por el resto de mujeres que no son Infantas, las primeras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS