Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valenciano pide amparo a Posada porque Gallardón la acusó de presunta asesina

El ministro aventuró que los socialistas podrían no respetar la vida de los nacidos

No ha querido esperar la número dos del PSOE, Elena Valenciano, a que el presidente del Congreso, Jesús Posada, “reflexione” y tome una decisión sobre su exigencia de que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, rectificara y diera por no pronunciadas las frases del día anterior cuando no descartó que los socialistas pudieran no respetar la vida “de las personas nacidas”. La vicesecretaria general del PSOE ha registrado en el Congreso la petición de amparo del presidente al entender que Gallardón le hizo en el pleno del Congreso del miércoles “una acusación directa de ser capaz de cometer acciones delictivas”.

El conflicto se produjo en la sesión de control al Gobierno, cuando la vicesecretaria del PSOE interpelaba al ministro por sus planes de cambio de la actual ley del aborto. Gallardón tachó a los socialistas de “egoístas” al llevarse por un “feroz individualismo”. Si Valenciano y sus correligionarios, además de numerosos colectivos y la mayoría de la oposición parlamentaria, defienden solo los derechos de las mujeres puede ocurrir esto: “Si sus derechos los ejerce frente a un concebido y no nacido, quien me dice que después, en otra legislación, no va a intentar ejercer sus derechos frente a una persona que efectivamente haya nacido”. Para Valenciano esto significa que el ministro les llama “presuntamente asesinos”.

Estas manifestaciones del titular de Justicia suponen una “intolerable acusación”, por lo que la diputada pide al presidente que se retiren del Diario de Sesiones. Esta vez lo ha hecho por escrito, dado que el día anterior lo pidió de palabra en el pleno, pero el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, en ausencia de Gallardón, le dijo que lo retiraría si ella rectificaba el reproche al ministro de defender más al nacido que a las mujeres que sufren violencia de género.

Ante la falta de acuerdo, Posada anunció que él tomaría una decisión. Aunque el presidente tiene la última palabra, la diputada le pide amparo al considerar que lo que ella dijo no se puede poner en el mismo nivel que la “grave acusación" del ministro. Alonso, en nombre del ministro, replica que lo dicho por Valenciano es “altamente ofensivo”, en tanto que la dirigente socialista estima que sobre ella y los socialistas ha caído la acusación de ser capaces de cometer un delito contra las personas. El presidente del Congreso dirá si considera ambas consideraciones equiparables.