Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Zarzuela busca mostrar normalidad con una intensa agenda de actos oficiales

El Rey recibe, acompañado de don Felipe, al ministro de Exteriores japonés

El Monarca quiere demostrar que en la Pascua Militar solo tuvo 'un mal día'

EL PAÍS-LIVE!

La Zarzuela intenta recuperar la normalidad tras la imputación de la Infanta. La consigna es no abrir la boca sobre el asunto para que ningún comentario pueda interpretarse como una presión al juez, como les ocurrió la otra vez, en abril de 2013, cuando manifestaron su "sorpresa" por la decisión del magistrado balear. La procesión va por dentro. Especialmente para el Rey, que ayer recibió al presidente Rajoy y este miércoles ha retomado las audiencias públicas en La Zarzuela con el ministro de Asuntos Exteriores japonés, Fumio Kishida.

Era la primera vez que el Monarca se dejaba ver en público tras la fallida operación regreso del pasado lunes, en la Pascua militar, en la que tuvo evidentes dificultades para leer un breve discurso. Hoy ha recibido de pie y con mejor aspecto al ministro japonés, aunque con rostro serio. Fuentes de La Zarzuela aseguran que don Juan Carlos está deseando tener la oportunidad de demostrar que el pasado lunes, en la Pascua Militar, tuvo "un mal día" y que se encuentra mucho más recuperado de lo que parece. La ocasión de hacerlo será previsiblemente a finales de mes, en el acto de entrega de cartas credenciales de los nuevos embajadores en España, donde pronunciará un discurso.

No estaba previsto, pero el Príncipe se ha sumado al encuentro entre el Rey y el ministro japonés, que ha formalizado la invitación para que don Felipe y doña Letizia viajen este año a su país. También han estado presentes en la entrevista el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, el secretario de Estado Gonzalo de Benito Secades; el embajador de España en Japón, Miguel Ángel Navarro Portera, y el embajador de Japón en España, satoru satoh.
Mientras, la infanta continúa en Suiza, donde ayer recibió, acompañada de su marido, Iñaki Urdangarin, la noticia de su nueva imputación. "Quiere que se haga justicia", ha dicho su abogado, Miquel Roca, que prepara el recurso contra la decisión del juez Castro. Doña Cristina continúa trabajando para La Caixa, que le encomendó a finales del verano pasado “la misión” de coordinar los proyectos que la fundación de la entidad tiene con agencias de la ONU con sede en Ginebra así como “impulsar nuevos programas de colaboración con las fundaciones de ámbito social y cultural del Aga Khan Development Network”. La de Suiza ha sido la tercera mudanza para doña Cristina en los últimos cuatro años.