Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía certifica que Gürtel sufragó gastos electorales del PP

El juez Ruz pide diez informes para agilizar la investigación sobre la trama corrupta

Aznar, Aguirre y Ruiz-Gallardón en el Congreso del PP de Madrid de 2002.
Aznar, Aguirre y Ruiz-Gallardón en el Congreso del PP de Madrid de 2002.

La unidad antiblanqueo del Cuerpo Nacional de Policía ha puesto en un informe, negro sobre blanco, que las empresas de Francisco Correa, el supuesto cerebro del caso Gürtel, financiaron actos electorales del Partido Popular en Madrid, Galicia y la Comunidad Valenciana. En un escrito remitido al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz el pasado 30 de diciembre, y que amplía informes anteriores, los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) describen las distintas operaciones de la trama de Correa para sufragar ilegalmente las campañas de la formación conservadora entre los años 2001 y 2004.

El estudio analiza a petición del juez Ruz la documentación incautada en febrero de 2009 en la sede central de la organización de Francisco Correa, ubicada en una oficina de la calle de Serrano de Madrid, una de las más lujosas de la capital. En el caso del PP madrileño, los investigadores concluyen que las facturas por valor de 1,8 millones de euros que la sociedad Special Events giró a la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad de Madrid (Fundescam) no correspondían con actos celebrados por esta entidad, sino que bajo esta pantalla se estaban pagando mítines de la campaña para las elecciones autonómicas de 2003 y las europeas de 2004.

Los congresos del PP regional de 2002 y 2004, organizados por Special Events, se facturaron también a través de Fundescam, fundación que recibe fondos de empresas privadas adjudicatarias de obras y servicios públicos.

Por su parte, el PP gallego utilizó “fondos de origen desconocido” para financiar la campaña de las elecciones autonómicas de 2001. En la oficina central de Correa fueron encontrados “recibís y cheques bancarios” que demuestran que las empresas de Gürtel sufragaron los gastos generados por la formación conservadora por actos como la romería del monte do Gozo, en Santiago, y 23 mítines durante la campaña.

La UDEF también reseña en su escrito cómo la organización de Correa corrió con los gastos del PP valenciano con “dinero ajeno al circuito legal”. En concreto, Special Events pagó en negro 81.653 euros a proveedores del XVII Congreso del PP de la Comunidad. Ese dinero se repuso posteriormente a la caja b de la oficina de Correa en la calle Serrano, desde donde se dirigían todas las operaciones de la trama corrupta.

El juez Ruz ordenó a la UDEF el pasado 23 de diciembre que le entregara este informe antes de fin de año. El magistrado pretende agilizar la investigación sobre la trama corrupta y ha reclamado tanto a la policía como a la Agencia Tributaria y a la Intervención General del Estado que le presenten una decena de informes pendientes antes del próximo 15 de febrero. Antes de finales de este mes, la UDEF debe entregar, entre otros, un informe sobre la documentación hallada en una nave del polígono industrial Ventorro del Cano, en Alcorcón (Madrid) y sobre la memoria USB incautada al contable de Correa, José Luis Izquierdo.

Comisión para muebles

El informe de la UDEF desgrana el origen de los fondos que manejaban las empresas de Correa. Este se divide en contratos públicos con administraciones gobernadas por el PP, como la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana o los Ayuntamientos de Majadahonda y Boadilla del Monte (Madrid); comisiones por la mediación en la adjudicación de contratos; organización de actos del PP y compraventa de bienes como el yate Carmen Junior III, propiedad del empresario José Luis Ulibarri.

Con la documentación hallada en la oficina de Serrano 40, los agentes constatan que el constructor Ulibarri pagó una comisión de un millón de euros a Correa por servicios que no se llegaron a prestar. Este dinero se camufló como pago de facturas ficticias a las empresas del entramado de Correa, pero su destino real era el abono de facturas de muebles y enseres de los chalés del cerebro de la trama Gürtel en Ibiza y Sotogrande (Cádiz). Los proveedores de estos elementos de decoración hacían figurar en el concepto de la factura que el material era para “proyectos de interiorismo de la Comunidad de Madrid” o para “decoración de escenarios”. Los agentes señalan que el contable de Correa, José Luis Izquierdo, era el que daba las instrucciones a las distintas empresas mediante fax sobre los conceptos que se debían incluir en las facturas ficticias.

Más información