Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia pide al CNI desclasificar las comunicaciones de los abogados de ETA

Bermúdez quiere determinar si los letrados son miembros o colaboradores de la banda

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez ha solicitado este viernes al Centro Nacional de Inteligencia que desclasifique el expediente de intervención de las comunicaciones telefónicas llevadas a cabo por los servicios secretos a los abogados y enlaces de ETA en el marco del caso H-Alboka. El magistrado considera que es necesario incorporar este informe a la causa abierta en su juzgado para determinar si los letrados y enlaces de la banda Arantza Zulueta, Jon Enparantza, Iker Sarriegi, Saioa Agirre, Naia Zuriarrain, José Domingo Aizpurua, Julen Celarain, Nerea Redondo y David Pla “son o no dirigentes, miembros o colaboradores de la organización terrorista”. David Pla fue el miembro de la banda encapuchado que leyó el comunicado del cese definitivo de la actividad armada ETA, el 20 de octubre de 2011.

El juez solicita esta desclasificación al CNI con informe favorable del fiscal. El caso H-Alboka, derivado de un informe de la Guardia Civil con el mismo nombre, es la investigación sobre si los abogados de la izquierda abertzale distribuían entre los presos de la banda las directrices de la dirección de ETA. La apertura del expediente es necesario, según el magistrado, ya que toda la investigación del instituto armado “cuelga” de la interceptación de comunicaciones llevada a cabo por los servicios secretos. Según el juez, “la no aportación de documentos a la investigación judicial de los documentos o información solicitados daría al traste con el derecho de defensa e impediría de facto el enjuiciamiento o abocaría a una sentencia necesariamente absolutoria”.

Además, Gómez Bermúdez estima que la desclasificación de estos documentos “no pondría en peligro la eficacia, las fuentes de información, los medios y los procedimientos operativos de los servicios de inteligencia”. Tampoco supondría un peligro para “la integridad física de quienes son, o fueron, agentes operativos o de sus familiares y allegados”, sostiene el juez. Es más, el magistrado considera que la incorporación de las escuchas al sumario “apuntala la importante labor que desarrollan [los miembros del CNI] y tiene un efecto preventivo y profiláctico importante”.