Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doce días sin rastro del ingeniero vasco Hodei Egiluz desaparecido en Amberes

La policía belga detiene a un marroquí y una rumana

Presuntamente usaron la tarjeta de crédito del chico y su móvil

Ampliar foto
Un cartel con información del joven vasco desaparecido en Amberes en una calle de la ciudad.

La policía federal belga, la Ertzaintza y Europol buscan a Hodei Egiluz Díaz, un ingeniero de 23 años, natural de Galdakao (Vizcaya), que desapareció la madrugada del 19 de octubre en Amberes (Bélgica), ciudad en la que trabajaba desde el pasado marzo.

Las autoridades belgas han detenido a dos personas que podrían estar relacionadas con la desaparición del ingeniero. El día 25, la policía arrestó y acusó de intento de homicidio a Yasser M, un varón marroquí de 25 años que, presuntamente, utilizó la tarjeta de crédito del muchacho la noche de su desaparición. El pasado martes, una mujer rumana, de 45 años, también fue detenida tras descubrirse que había utilizado el teléfono móvil de Hodei, según ha informado el periódico Gazet van Antwerpen. Ambos arrestados, que han negado estar implicados en el caso, frecuentan los mismos bares pero no tienen relación entre ellos.

Hodei es ingeniero informático y vive en Amberes, ciudad de 500.000 habitantes situada en la región de Flandes, una zona que conoce bien porque estuvo un año becado en la Universidad de Gante. El hombre se trasladó a esta ciudad en marzo tras conseguir un contrato de trabajo con la empresa de tecnologías de información Createlli. Fue visto por última vez el viernes 19 de octubre, cuando salió a cenar con un grupo de amigos. Entre las dos y las tres de la madrugada se le perdió la pista en los alrededores de la freiduría Number One, situada en  el cruce de las calles Hoogstraat y Suikerrui. Se trata del centro histórico, una zona repleta de viviendas, comercios y locales de hostelería. Hodei nunca llegó a su casa, un piso que compartía con otros jóvenes en una calle a menos de dos kilómetros de donde fue visto por última vez.

ampliar foto
Anuncio difundido por la policía belga con información de Hodei.

Tras estas dos detenciones, la investigación sigue abierta, pero las hipótesis sobre la desaparición del joven no han trascendido, ya que el juzgado ha decretado el secreto de sumario. "La investigación sigue en curso y el juez de instrucción está realizando sus pesquisas. Les aseguro que la policía y la justicia tratan de encontrar al joven", se ha limitado a indicar un portavoz de la Fiscalía en unas declaraciones recogidas por Efe. La Ertzaintza ha pedido información a la policía federal belga a través de Europol, pero aún no se han facilitado los detalles de la investigación, han informado fuentes policiales españolas.

Los padres de Hodei interpusieron una denuncia en la comisaría de la Ertzaintza en Galdakao (Vizcaya) el 21 de octubre y posteriormente se desplazaron a Amberes en compañía del cuñado del joven desaparecido. Allí están en permanente contacto con la Embajada española y la delegación del Gobierno Vasco en Bruselas, pero tampoco han recibido más detalles del caso, según la hermana del ingeniero. Los amigos que Hodei tiene en Amberes fueron los primeros en dar la alerta de su desaparición y  han desplegado una campaña de búsqueda a través de las redes sociales a la que se han sumado personajes públicos como Carles Puyol —capitán del F.C. Barcelona—, y los periodistas Ana Pastor y Jordi Évole. 

La Policía Federal belga, por su parte, difundió la semana pasada una nota de prensa con la foto y los datos del joven, en la que también facilitaba una breve descripción de las circunstancias de su desaparición y varias vías de contacto gratuitas para posibles testigos.

La fundación belga Child Focus (Centro Europeo de Niños Perdidos y Explotados Sexualmente), ha difundido dos números de teléfono a disposición de cualquier persona que pueda facilitar información sobre el paradero del ingeniero: el 116 000 —para llamadas realizadas desde Bélgica— y el 0032 2 475 44 99 para llamadas desde otros países. "Los agentes están estudiando el perfil del joven para entender qué puede haberle sucedido, al tiempo que interrogan a los vecinos y conocidos", ha precisado Dirk Depover, jefe de comunicación de la organización. Otro portavoz consultado por EL PAÍS ha indicado que han recibido algunas llamadas de personas con información sobre el caso, pero de momento ninguno de los datos aportados ha sido de utilidad.

Hodei mide 1,80 y tiene los ojos y el cabello oscuro. En la noche de su desaparición, vestía pantalones vaqueros negros, camiseta roja, una sudadera con capucha de color gris y un pañuelo palestino blanco y negro. El desaparecido es titulado en Ingeniería informática por la Universidad de Deusto y habla español, euskera e inglés.