El juez rechaza llamar a declarar a Zu Sayn-Wittgenstein en el ‘caso Nóos’

Castro da cinco días al fiscal para que opine si debe citar a Camps y Barberà como testigos

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, junto al Rey, en una imagen de 2006.
Corinna zu Sayn-Wittgenstein, junto al Rey, en una imagen de 2006.getty images

La bróker internacional y aristócrata alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey Juan Carlos y participante en eventos de promoción y mecenazgo organizados por Iñaki Urdangarin, no declarará como testigo en el caso Nóos. Así lo decidió este miércoles el juez José Castro que coincide, de nuevo, con las tesis del fiscal Pedro Horrach.

Según el auto, Corinna zu Sayn-Wittgenstein no tiene “vinculación con los hechos objetos de la causa” y su declaración “sería totalmente innecesaria”. El juez no “advierte interés para la causa”, según señala en el auto. La solicitud de que Corinna zu Sayn-Wittgenstein fuera llamada a declarar fue formulada por el exsocio de Urdangarin Diego Torres, cuyo abogado emplazó al juez con un extenso listado de nuevas declaraciones y pruebas.

El juez José Castro acota el final del sumario del caso Nóos para abrir paso a las calificaciones finales previas a la apertura del juicio oral ante la Audiencia de Palma. Con cerca de 170.000 folios acumulados en la causa, Castro consideró, además, que no procede citar a declarar otra vez, por tercera ocasión, a Iñaki Urdangarin.

Torres, antiguo profesor de Esade, quería que se efectuara una prueba caligráfica a su examigo, el yerno del Rey. El juez entiende que “salvo que el advenimiento de nuevos hechos lo hicieran aconsejable”, no es oportuna la declaración del duque de Palma ni tampoco una pericial caligráfica de su firma “en gran medida de hecho han venido siendo reconocidos”.

El instructor agota la instrucción, recorta los últimos flecos pendientes y se prepara para pedir el posicionamiento de las partes ante la que se prevé como una de las últimas diligencias: el dossier de informes que encargó a la Agencia Tributaria y a la Policía judicial sobre diez años de vida económica y fiscal de la sociedad de los duques de Palma Aizóon, junto a las declaraciones fiscales, gastos, movimientos bancarios y cargos de tarjetas de la Infanta Cristina entre 2002 y 2012. A mitad de noviembre, previsiblemente, Castro decidirá en un auto motivado, si cita o no de nuevo a la hija del Rey.

La intermediaria y promotora apareció en la causa del caso Nóos y logró una gran proyección en la vida pública de España, a causa de las aportaciones de correos electrónicos efectuadas por Diego Torres que conoce —y posee— el rastro de la actividad y la memoria informática de Nóos y de Iñaki Urdangarin.

Torres entregó varios correos electrónicos en las que se alude a zu Sayn-Wittgenstein. En unos, el Instituto Nóos le agradece su participación en la primera edición del Valencia Summit. Francisco Larrey, ex colaborador del instituto, ironiza con otro asistente y testaferro de Urdangarin, Mario Sorribas: “Mario, ¿crees que me podré casar con la señorita Corinna?”. La aristócrata, Mario Sorribas y Larrey cruzaron comunicaciones irónicas y cordiales.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein celebró por escrito con Nóos la “fantástica organización en Valencia” y “toda vuestra asistencia con nuestros viajes, etc. Hemos pasado un tiempo maravilloso. Con los mejores recuerdos, Corinna”, tal como expresó en uno de los correos.

Torres posee un e-mail en el que el yerno del Rey solicita a la noble alemana formar parte de la fundación de premios y mecenazgo que aquella gestiona, con el aval personal del Rey don Juan Carlos.

El exsocio de Urdangarin quería que, además, que declarasen ante el juez de nuevo la secretaria personal en Barcelona del duque de Palma, Julita Cuquerella, así como Ana Wang y Wuu, exmujer del secretario personal de las Infantas, también implicado en el sumario, Carlos García Revenga. Wang figura como cotitular en una cuenta con la infanta y fue receptora de diferentes comunicaciones de Nóos en su puesto de trabajo en un banco. Otras citaciones que rechaza el juez son las de personas vinculadas a Esade, como Marcel Planella; o al complejo de marcas y negocios deportivos de Nóos Ivan Carballido y María Teresa Zazo. Todas ellas han declarado extensamente y más de una vez.

Por otra parte, y en otro auto, el juez José Castro ofreció un nuevo plazo de cinco días al fiscal Anticorrupción para que se pronunciase sobre la petición de la acusación popular, el pseudosindicato ultraderechista Manos Limpias, para que sean citados a declarar como testigos el expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps y la alcaldesa de Valencia Rita Barberá.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50