Interior acepta que Cataluña y Euskadi no suban la velocidad a 130 por hora

La Generalitat no aplicará el aumento a 130 por hora en ninguna de sus carreteras

Foto: reuters_live | Vídeo: ULY MARTÍN / ELPAÍS-LIVE

Cataluña y País Vasco, las dos únicas comunidades con competencias en materia de tráfico, ya han anunciado su oposición a que los vehículos puedan circular a 130 kilómetros por hora, posibilidad a la que este viernes abrió la puerta el Ejecutivo de Mariano Rajoy al aprobar el proyecto de Ley de Tráfico y Seguridad Vial. “Tenemos un pequeño margen de maniobra para no aplicarlo”, afirmaron fuentes del Servei Català del Trànsit (SCT).

La ley de seguridad vial, que todavía debe ser aprobada por las Cortes, incluye en su cuadro de velocidades el máximo de 130 por hora (10 kilómetros más que ahora) y las sanciones para quienes superen este límite. Sin embargo, el incremento no entrará en vigor hasta que se apruebe el Reglamento General de Circulación, previsiblemente el próximo marzo, donde se fijarán por qué tramos de autopistas y autovías se podrá circular a más velocidad, según dijo este viernes el ministro del Interior, Jorge Fernández.

Y es precisamente la definición del aumento de velocidad que recogerá el código de circulación lo que permite a Cataluña y País Vasco aplicarlo o no. Según la directora general de Tráfico, María Seguí, el límite máximo de 130 solo se implantará en tramos de autopistas y autovías con “índices contrastados de seguridad y buenas condiciones de trazado y pavimentación”. Tráfico determinará cuáles son esos tramos, a excepción del País Vasco y Cataluña, donde, según reconoce la DGT, es muy probable que se les consulte, puesto que son las dos únicas comunidades que gestionan su propio tráfico.

Además, el aumento a 130 no será permanente, sino siempre que las condiciones meteorológicas, ambientales y de circulación sean las adecuadas. Es decir, la velocidad será variable y se controlará a través de paneles electrónicos. Cataluña y País Vasco tienen su propio centro de gestión del tráfico —en el resto de España se controla desde la sede de la DGT, en Madrid— y por lo tanto gestionan los paneles instalados en sus carreteras y deciden si se dan las condiciones para incrementar la velocidad.

“Solo si la norma fuera que se aumenta a 130 en todas las autopistas, Cataluña y País Vasco tendrían que aplicarla”, explican fuentes de Tráfico.

El Servei Català del Trànsit cree que en Cataluña no hay “por el momento” los requisitos para circular a 130 debido al envejecimiento del parque automovilístico por la crisis y a un leve repunte en la siniestralidad. “Creemos que a más velocidad, más accidentes”, subrayaron desde el SCT.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La directora de Tráfico del Gobierno vasco, Garbiñe Saez, también mostró este viernes su rechazo al plan, al estimar que será muy difícil aplicarlo en Euskadi, por su orografía y por su clima lluvioso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Patricia R. Blanco

Periodista de EL PAÍS desde 2007, trabaja en la sección de Internacional. Está especializada en desinformación y en mundo árabe y musulmán. Es licenciada en Periodismo con Premio Extraordinario de Licenciatura y máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS