Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oferta del PP para pactar contra el soberanismo solo suma a Ciutadans

Los populares quieren formar un frente común ante “el aislamiento de Cataluña”

Valenciano rechaza la idea y acusa al Gobierno y al PP de “inmovilismo”

Ampliar foto

El Partido Popular pretende formar un frente común contra lo que considera “el aislamiento de Cataluña”. Pero la oferta de pacto con formaciones no nacionalistas avanzada este lunes por María Dolores de Cospedal solo logró interesar a Ciutadans. Ni el PSC ni Unió recogieron el guante de la número dosde los populares. Josep Antoni Duran Lleida rechazó la oferta a través de Twitter. Desde Madrid, la vicesecretaria del PSOE, Elena Valenciano, fue tajante: “No nos apuntamos a un pacto por el inmovilismo”.

El plan de la dirección popular para tratar de frenar las aspiraciones soberanistas de Artur Mas —mientras el Gobierno prepara el modelo de financiación que Mariano Rajoy esgrimirá para negociar con el presidente catalán— consiste en pactar “contra iniciativas” que, en su opinión, puedan alejar Cataluña de España y de la Unión Europea. Cospedal planteó públicamente —desde la sede de la dirección nacional, en Génova, 13— este acuerdo a la formación de Albert Rivera, en claro ascenso, aunque, según manifestó, los populares no renunciaban a ampliar la propuesta: “Además de Ciutadans, tenemos interés en hablar con el Partido Socialista de Cataluña, aunque a veces no se sabe muy bien lo que piensa, pero lo vamos a intentar, y con Unió”.

ampliar foto
Alicia Sánchez y Mariano Rajoy, en Madrid en 2012.

Albert Rivera, presidente de Ciutadans, fue el único que dio en Cataluña la bienvenida al gesto de Cospedal y pedirá reunirse con las direcciones de Génova y Ferraz para plantear la idea del frente común. Ciutadans persigue desde hace meses que los partidos favorables a la unidad de España diseñen una estrategia conjunta para combatir el independentismo de la misma forma que Convergència y Esquerra, con diferencias ideológicas, han sumado sus energías en favor de la secesión. Rivera quiere reunirse con el PSOE y recordó las firmes opiniones de los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero o del expresidente del Congreso, José Bono, en contra de la independencia y la consulta.

Pese a que PP y PSOE barajan soluciones diferentes para diluir el soberanismo, Rivera ve factible que sellen una alianza, como ya hicieron en su día en el País Vasco. “Una situación excepcional requiere una solución excepcional. Es que estamos hablando”, recalcó, “de romper un país y levantar fronteras”. Convertida, según los últimos sondeos, en tercera fuerza política en Cataluña, por delante de PSC y PP, Ciutadans reclama un pacto de Estado para ofrecer una alternativa al “menú único” del “separatismo”. “Se trata de no pensar tanto en lo que van a hacer los independentistas sino en lo que podemos hacer nosotros”, dijo Rivera, que se fijó como horizonte lograr en el Parlamento autonómico una mayoría social no soberanista.

El guiño dejó imperturbable al PSOE. Valenciano criticó que el PP y el Gabinete de Rajoy están sumidos en un “inmovilismo absoluto” frente a la crisis soberanista y que, por tanto, no se sumarán a sus planteamientos. El Ejecutivo, pese a que prepara la reforma del modelo de financiación, tiene ahora su prioridad en elaborar los Presupuestos del Estado. El PSC calificó de “ejercicio de cinismo” y “declaración retórica sin contenido” la propuesta de Cospedal. Su portavoz parlamentario, Maurici Lucena, acusó al PP de ser el protagonista de la división entre Cataluña y España y lo acusó de “haber escogido siempre la opción más perjudicial, en lugar de reforzar la concordia” entre ambos territorios. Lucena recordó que fue el PP el que recurrió el Estatuto y le reclamó “un ejercicio de introspección por su deriva”. Según Lucena, el Gobierno del PP es “una máquina de cometer errores”, informa Pere Ríos.

Mientras, la dirección nacional del PP reforzará a la presidenta del partido en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho. Cospedal confirmó, además, la celebración de un acto de partido en esa comunidad, con la presencia de Rajoy, “porque la situación política y social lo requiere”. “Celebraremos actos en Cataluña, encuentros de nuestro partido, foros de debate”, señaló Cospedal, que evitó endurecer su discurso contra Mas. Por el contrario, Sánchez-Camacho acusó a Mas de utilizar la “cortina independentista” para ocultar su “pobre” acción de Gobierno. En la misma línea del frente común, la senadora lanzó la idea de formar una plataforma para aunar, por encima de ideologías, a partidos, entidades y personalidades del mundo de la cultura, del arte y del deporte que quieren seguir siendo catalanes y españoles. “El bloque [constitucionalista] tiene que organizarse”, defendió.

Más información