Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC se inclina por apoyar el manifiesto sobre el “derecho a decidir”

Lucena afirma que a los socialistas catalanes les gusta “el tono y el espíritu” del documento

El portavoz del PSC en el Parlamento de Cataluña, Maurici Lucena, valoró ayer el documento sobre el “derecho a decidir” que el lunes presentó el expresidente de la Cámara, Joan Rigol, en el marco del Pacto Nacional por el "derecho a decidir".

Lucena afirmó que a los socialistas catalanes les gustaba “el tono y el espíritu” del documento hecho público ayer por Rigol. Así, añadió que lo mirarían “con buenos ojos” si se traslada al Parlamento autonómico para ser debatido en forma de propuesta de resolución y votado por los diputados.

El portavoz socialista volvió a remarcar la importancia de trasladar el texto a la Cámara catalana para que esta “recupere la centralidad perdida” en el llamado derecho a decidir y en la consulta de autodeterminación.

El documento presentado por Rigol rebaja los planteamientos iniciales de los partidos favorables a la independencia para intentar conseguir el apoyo de todas las fuerzas a favor de que Cataluña decida su futuro político. No menciona la palabra “consulta” ni el término “Estado propio” y aboga por el diálogo entre la Generalitat y el Estado para ejercer el “derecho a decidir sobre la institucionalización política de Cataluña”.

El documento define a Cataluña como nación y explicita que “toda nación tiene derecho a decidir su futuro político”. Sobre las consecuencias de la capacidad de decisión, el texto reza que mejoraría “la condición de vida individual y colectiva de las personas que viven y trabajan en Cataluña”.

Pese al apoyo al documento, el PSC, tal y como expresó el lunes el portavoz del partido Jaume Collboni, sigue rechazando sumarse al Pacto, que, además de a partidos políticos, incluye a diversos actores de la sociedad civil, sindicatos y todo tipo de asociaciones. En el momento de su nacimiento, el partido declinó formar parte de ese pacto por considerar que todas las acciones emprendidas presuponían que Cataluña sería independiente incluso antes de realizar una consulta de autodeterminación.