Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo sugiere que Carromero no será indultado

El ministro se queja de las “injustas críticas” de familiares de Oswaldo Payá

Ampliar foto
Ángel Carromero, el 5 de septiembre en los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha sugerido este miércoles por la mañana que el Gobierno no indultará al dirigente de Nuevas Generaciones Ángel Carromero, que cumple en España --en libertad con una pulsera electrónica-- la condena de cuatro años de cárcel que le impuso la justicia cubana por el accidente de tráfico en el que murieron los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero.

“El Gobierno es exquisitamente respetuoso con el Estado de derecho y procura siempre, [aunque] puede haber alguna excepción, seguir los informes que hacen los organismos competentes”, ha respondido, tras recordar que tanto la Fiscalía como la Audiencia Nacional han dictaminado que “no procede” la medida de gracia.

En referencia a la denuncia interpuesta ante la Audiencia Nacional por los familiares de Payá, quienes sostienen que su muerte no fue fruto de un accidente sino de un homicidio voluntario por parte del régimen castrista, Margallo ha dicho que, si Carromero “desea apoyar una acción en la que se intente demostrar que los hechos no son los que la sentencia [dictada en Cuba] dice, hará muy bien en interponer la acción correspondiente y, cuando la Audiencia Nacional dicte justicia, nosotros actuaremos en consecuencia”. Pero ha recordado que “los convenios están para ser cumplidos” y que el acuerdo con Cuba que permitió la repatriación de Carromero para cumplir condena en España “establece que no se puede discutir la naturaleza de la pena ni los hechos probados en sentencia”. En caso contrario, advirtió, “tendríamos que denunciar el convenio en su totalidad, lo cual colocaría a los tres españoles que están pendientes de sentencia firme en Cuba en una situación extraordinariamente complicada”.

El ministro se ha quejado de tener “una cierta sensación de injusticia” ante las críticas que ha recibido de familiares de Oswaldo Payá por su gestión en este caso, ya que “lo único que hizo el Gobierno español es traer en tiempo récord a un ciudadanos español y sin contraprestaciones políticas”.