Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán: “Quiero preservar a la Junta de la erosión por el caso de los ERE”

El presidente de la Junta ejecuta su renuncia ante el Consejo de Gobierno

La Ejecutiva regional propondrá esta tarde a Susana Díaz como candidata a la Presidencia

Griñán seguirá pcupando la secretaría general del PSOE-A y la presidencia federal del partido

El socialista José Antonio Griñán ha comunicado al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía su renuncia como presidente del Ejecutivo, una decisión que, según anunció a finales de julio, tomó desde la "responsabilidad" y con "transparencia". A partir de la renuncia de Griñán, el Gobierno andaluz entrará en funciones.

En su comparecencia tras presentar la dimisión, Griñán ha esgrimido dos razones: la necesidad de cambio generacional y de visión en la política andaluza y su deseo de "preservar a la Junta de la erosión que se ha producido al monopolizar el debate con su relación con el caso de los ERE".

"El caso de los ERE es un asunto de gravedad, del que no podemos pasar página con ligereza", ha afirmado el socialista, quien ha reclamado que se restituya "el dinero retraído indebidamente". "No se puede obviar que ha dañado la imagen de la Junta y ha supuesto una ofensa gravísima para tantas personas que están pasando privaciones", ha añadido, a la vez que ha insistido en que el asunto debe dejar de "entorpecer la política cotidiana" y su deseo de "sacar a la presidencia de Andalucía del debate".

"Mi patrimonio es el mismo del que tenía hace cuatro años y ha estado siempre en conocimiento de los andaluces", ha afirmado tajante.

"Los políticos fracasamos cuando creemos que la política es solo la lucha por el poder", ha manifestado Griñán. "Hay un profundo deterioro de la actividad pública y tan urgente como salir de la crisis es recuperar su credibilidad".

Nunca un curso político en Andalucía ha estado tan marcado por la novedad como el que ahora comienza. Dimisión de un presidente, elección por primera vez de una mujer como jefa del Gobierno andaluz, nuevo Ejecutivo y nuevo presupuesto. Como empezar de cero cuando se celebran elecciones, aunque esta vez sin que haya mediado una llamada a las urnas. El de Díaz será el cuarto debate de investidura que se escuche en el Parlamento autónomo en apenas cinco años.

En cuanto Griñán anuncie su renuncia al Consejo de Gobierno, la decisión será trasladada a la Presidencia del Parlamento andaluz para que se inicie el proceso de elección de la nueva persona que estará al frente de la Junta, con toda probabilidad, Susana Díaz. Aun así, se seguirán los trámites y la Comisión Ejecutiva Regional del PSOE-A acordará este martes proponer a la actual consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, como candidata a la Presidencia de la Junta. La decisión será ratificada el jueves por el Comité Director del PSOE-A, máximo órgano entre congresos.

Una vez que deje la Presidencia de la Junta, Griñán seguirá ostentando el cargo de secretario general del PSOE-A y de presidente federal del partido. Además, será propuesto como senador en representación de la comunidad autónoma, como corresponde a alguien que es presidente del Partido Socialista.

El PSOE quiere revestir la marcha no forzada de José Antonio Griñán, de 67 años, y la llegada de Susana Díaz, a punto de cumplir 39, a la presidencia de la Junta de Andalucía, como si estrenara un contador político recién adquirido, aunque este partido lleva 31 años gobernando de manera ininterrumpida. Desde las elecciones andaluzas del 25 de mazo de 2012 lo hace en coalición con IU.

Griñán asumió la Presidencia de la Junta el 23 de abril de 2009, en sustitución de Manuel Chaves, que dejó el cargo para incorporarse al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. José Antonio Griñán era en aquel momento vicepresidente segundo y consejero de Economía de la Junta.

Tras las pasadas elecciones autonómicas de marzo de 2012, Griñán fue reelegido como presidente de la Junta, en virtud de un pacto entre PSOE-A e IULV-CA. En dichos comicios, el Partido Socialista, por primera vez en su historia, dejaba de ser la fuerza más votada, desbancado por el PP-A, que, no obstante, no logró la mayoría absoluta que auguraban numerosas encuestas.

Un año y tres meses después de esas elecciones, Griñán aprovechaba su intervención inicial en el pasado debate sobre el Estado de la Comunidad, celebrado en junio en el Parlamento, para anunciar que no optaría a la reelección como presidente de la Junta en los próximos comicios autonómicos, que 'tocan' en 2016. A partir de ese día se sucedieron los acontecimientos --con primarias del PSOE-A, de por medio, para elegir a un candidato--, hasta que el pasado 24 de julio Griñán anunció que dejaría la Presidencia de la Junta a principios de septiembre.

Explicó que las razones que le habían llevado a tomar esa decisión eran "varias y de distinta naturaleza", aunque las más "determinantes" fueron las personales y familiares. En su último pronunciamiento público en una entrevista publicada el domingo por los periódicos del Grupo Vocento, Griñán señalaba que renuncia porque no quiere que "ningún escándalo salpique a Andalucía ni a la Junta".

Los socialistas aseguran que la llegada de Díaz va a su poner un “cambio histórico” en la comunidad. No solo, según opinó ayer el vicesecretario general, Mario Jiménez, porque sea una mujer y suponga un relevo generacional, sino porque, según él, habrá “cambios profundos” en el plano institucional y de modelo productivo. Habrá que esperar a la investidura de Susana Díaz, los próximos días 4 y 5, para ver en qué consisten esas reformas. La elaboración de los presupuestos de la Junta para 2014, será la principal prioridad del nuevo Ejecutivo. Las cuentas estarán marcadas por dos rasgos: la austeridad, aunque sin dañar al Estado de Bienestar, y la “reivindicación” al Gobierno central “de todo lo que debe Andalucía”. También el coordinador de IU, Antonio Maíllo, insistió ayer en la necesidad de “alzar la voz desde el sur”.

Más información