Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas asume la petición de España e investigará el contrabando en Gibraltar

El ministro de Exteriores está dispuesto a crear un “foro” de diálogo con el Gobierno del Peñón

Trabajos en el segundo espigón de la cara este de Gibraltar. A. CARRASCO RAGEL (EFE)

La conversación que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el jefe del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durão Barroso, mantuvieron el lunes ha servido para clarificar el papel que tendrá la Comisión Europea en el conflicto de Gibraltar. La misión técnica que viajará próximamente al Peñón estará dirigida por Bruselas, pero contará con autoridades británicas y españolas. Además, no solo se encargará de controlar los pasos fronterizos entre España y Gibraltar, sino que también investigará el contrabando de tabaco y el tráfico de capitales, como quería España.

No se abordará en la misión el lanzamiento de bloques de hormigón al mar por parte de Gibraltar. Bruselas ya recibió una queja formal por este asunto del ministro español de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, el pasado 31 de julio. Y por ello las autoridades europeas estudiarán este caso en un procedimiento distinto, al margen de la misión a Gibraltar.

Los servicios de la Comisión de Medio Ambiente evaluarán el impacto negativo que esta práctica podría tener en el entorno submarino. Si el Ejecutivo europeo no diera por buenas las explicaciones de Reino Unido, podría iniciar un expediente sancionador.

Los técnicos europeos viajarán a Gibraltar “lo antes posible”, según señaló este martes un portavoz comunitario, que dijo que aún no hay una fecha definitiva. Estaba previsto que se desarrollara a mediados de septiembre, pero los técnicos comunitarios estudian si se podría adelantar.

La misión estará dirigida por la Comisión, pero con la asociación de las autoridades británicas y españolas. Además de los expertos del área de Interior que irán para estudiar los controles fronterizos que España ejecuta, también cubrirá “la dimensión aduanera y la lucha contra el tráfico de mercancías”, según dijo el portavoz. Rajoy y Durão Barroso hablaron de este punto en su conversación telefónica del lunes.

De lo que no hablaron fue de la posibilidad de crear una tarifa de 50 euros, según han señalado los portavoces de ambas partes. La Comisión reitera que esta sería ilegal si se cobrara por traspasar la frontera, pero señala que sí podría ser legal si lo que se gravara fuera el uso de, por ejemplo, una carretera o una autopista.

“España está preparada para reiniciar este diálogo. Estamos dispuestos a aceptar la creación de foros ad hoc en los que otras autoridades, como el Gobierno de Gibraltar y la Junta de Andalucía, puedan participar para tratar áreas en las que tengan competencias”, escribe el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, en un artículo publicado este martes por The Wall Street Journal.

Más información