Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bárcenas sacó 8,2 millones a Suiza de origen ilícito cuando era gerente del PP

La policía concluye que la justificación del extesorero sobre su dinero es falsa

La cuenta de su mujer recibió fondos extranjeros de contratos inexistentes

La pista del dinero que Luis Bárcenas ingresó en cuentas de dos bancos suizos entre 2000 y 2008, cuando fue gerente (todo el periodo) y senador del PP (los últimos cuatro años) ha llevado a la policía española a concluir que todos esos fondos son de “origen ilícito” y a desacreditar, por “falsas”, las justificaciones ofrecidas por el extesorero al juez sobre el origen de su millonario patrimonio en el extranjero.

Bárcenas ha declarado que su fortuna en Suiza surge de sus negocios con empresas de distintos países, de sus operaciones inmobiliarias y de la venta de obras de arte. El extesorero del PP ha recalcado siempre que el dinero que ha acumulado en Suiza no procede en ningún caso de la caja b que gestionaba en el PP con aportaciones de empresarios, que infringían la Ley de Financiación de Partidos Políticos porque eran contratistas públicos.

La policía desmonta esa línea argumental de Bárcenas y basa sus conclusiones sobre las actividades ilícitas del extesorero en la última documentación remitida por las autoridades bancarias de Suiza y de Estados Unidos a la Audiencia Nacional, así como también en las declaraciones efectuadas en sede judicial por los distintos colaboradores de Bárcenas y del propio extesorero en los tres últimos meses.

El informe policial, incorporado al sumario del caso Gürtel, fue remitido el pasado 12 de agosto a la Audiencia Nacional por la Brigada de Blanqueo de Capitales. Elaborado por siete agentes distintos, el documento concluye que los 8,2 millones de euros de origen desconocido que Luis Bárcenas ingresó en efectivo a lo largo de ocho años en las cuentas del Dresdner Bank y del Lombard Odier (véase infografía) proceden de actividades ilícitas.

“Se puede concluir”, señala la policía en el informe remitido la semana pasada, “que Bárcenas ha alimentado dichas posiciones [de fondos en los bancos suizos] con ingresos de grandes cantidades de efectivo que indiciariamente son de origen ilícito. Dicha afirmación se basa en el enorme incremento de patrimonio de Luis Bárcenas en sus cuentas suizas, la ausencia de una actividad lícita que justifique las cantidades ingresadas tratando de ser disfrazadas como fondos resultantes de negocios inmobiliarios y de venta de obras de arte, y por la participación del extesorero del PP en las actividades delictivas de la organización de Francisco Correa [cabecilla de la red Gürtel], donde ha quedado acreditada la percepción de comisiones pagadas por sociedades por la adjudicación de contratos públicos”.

» Movimientos sospechosos tras la imputación. Los agentes de la Brigada de Blanqueo destacan que Bárcenas cambió radicalmente su manera de gestionar el patrimonio que tenía en Suiza a partir de junio de 2009, cuando fue imputado en el caso Gürtel y el Tribunal Supremo le abrió una investigación, dado que para entonces era senador por Cantabria del PP además de gerente de la formación conservadora.

“[Luis Barcenas procedió entonces] a trasvasar importantes cantidades de dinero desde las cuentas de la sociedad Tesedul en las entidades Dresdner Bank y Lombard Odier, a Estados Unidos”.

» Ángel Sanchis, aliado para el trasvase de fondos. “El destino de la mayor parte de fondos trasvasados por Bárcenas fue la entidad HSBC de Nueva York, concretamente a las sociedades Brixco (tres millones de euros) y La Moraleja (dos millones), propiedad ambas de Ángel Sanchis Herrero, hijo de Ángel Sanchis Perales (extesorero del PP en la década de los ochenta y amigo personal de Bárcenas). Estos movimientos trasnacionales de capital responden a un intento de ocultación de los fondos con objeto de impedir que por parte de las autoridades españolas puedan ser localizados, siendo disfrazados bajo presuntos contratos de préstamo de dinero con el objetivo de solapar la titularidad real de los mismos”.

La policía, tomando como base las declaraciones del propio extesorero del PP y documentación remitida por los distintos bancos, pone un ejemplo de las maniobras de Bárcenas para ocultar su fortuna: “Es el caso de los tres millones de euros transferidos a Brixco donde Luis Bárcenas declara que responde a un préstamo realizado a Ángel Sanchis Perales no aportándose documento justificativo del referido negocio jurídico”.

» Sociedad uruguaya para ocultar fondos. Los datos recabados por la Audiencia Nacional en las últimas semanas llevan a la policía a concluir que Bárcenas continuó tras su imputación la estrategia de ocultación de fondos a través de una sociedad creada en Uruguay, llamada Rumagol, “con la finalidad de que en ella confluyan fondos de Luis Bárcenas procedentes del capital expatriado de Suiza”. “La sociedad Rumagol”, concluye el informe, “es utilizada por sus titulares [Ivan Yáñez y Ángel Sanchis] para contener fondos de Luis Bárcenas con la finalidad de mantenerlos ocultos a las autoridades”.

La policía relata cómo “Bárcenas participa activamente en la adquisición de la sociedad Rumagol en Montevideo (Uruguay)”. “Ello se deduce del viaje realizado por este junto con Iván Yáñez [asesor fiscal contratado por el extesorero] el 23 de septiembre de 2010 y que tratan de justificar como un mero viaje de turismo a la provincia de Chubur, en Argentina, en compañía de Ángel Sanchis Herrero”.

» Cierre de cuenta para evitar el bloqueo de fondos. La sociedad uruguaya Rumagol, que según la policía oculta fondos de Bárcenas, abre una cuenta en el HSBC de EE UU. El 5 de marzo de 2013, los titulares de la cuenta deciden cerrarla y traspasar los fondos a otras cuentas porque, supuestamente, Sanchis ha sido imputado en la causa abierta en la Audiencia Nacional. Esa es al menos la justificación que ofrece Iván Yáñez al juez cuando le pregunta por el cierre de la cuenta. La policía señala que el motivo alegado por Yáñez es “extemporáneo e incierto”, porque la cuenta se cierra el 5 de marzo tras una orden a la entidad financiera cursada el 13 de febrero anterior mientras que el auto del juez Ruz en el que imputa a Ángel Sanchis tiene fecha de 25 de marzo de 2013. “Se ha realizado”, concluye el informe policial, “una estrategia de ocultación de fondos y de cambio de ubicación una vez que son descubiertos con la única finalidad de evitar su bloqueo por las autoridades al tratarse de fondos de Luis Bárcenas”.

» Regreso del dinero a España. Parte de los fondos de Rumagol que no pueden ser bloqueados por las autoridades acaban en España a través de un supuesto contrato que Luis Bárcenas habría firmado con la empresa argentina de explotación agrícola La Moraleja, propiedad de la familia Sanchis, para tareas comerciales en Europa. La policía sostiene en su informe que “ese supuesto contrato de prestación de servicios no ha sido justificado” y detalla cómo los fondos traspasados desde la empresa La Moraleja a la empresa Conosur Land, creada y propiedad de Bárcenas, acaban en parte en la cuenta de Rosalía Iglesias, esposa del extesorero, para sus gastos.

La red Gürtel también alimentó las cuentas del extesorero. La policía vuelve en su último informe sobre las entregas de dinero en efectivo por parte de la red Gürtel, que dirigía Francisco Correa, a Luis Bárcenas y concluye: “No se puede descartar de manera absoluta que parte de los fondos percibidos desde la organización de Francisco Correa no formaran parte de esos ingresos bancarios [de Bárcenas en sus cuentas suizas]”.

La policía argumenta que aunque no coinciden las cantidades ingresadas en Suiza con las cobradas de la red Gürtel, Bárcenas no ha podido acreditar el origen del dinero y es probable que parte de los fondos, aunque no su totalidad, procedan de las comisiones que le pagaba Francisco Correa por sus tareas de intermediación.

» La versión de Bárcenas: “Devolví 4,5 millones a inversores uruguayos”. En su última declaración ante el juez Pablo Ruz para detallar el origen del dinero que había ocultado en dos cuentas suizas, el extesorero asegura que en ellas gestionaba dinero de otros inversores. “Devolví unos 4,5 millones de euros, los seis millones de dólares, a un grupo de inversores uruguayos que ellos habían aportado. Yo devolví el dinero a las cuentas que se me indicaron. Y las cuentas fueron Lidmel, las del Grupo Sur de Valores, un City Bank en Frankfurt y una cuenta en el HSBC. Desconozco la titularidad de las cuentas, pero desde luego esas cuentas no son de La Moraleja”.

Más información