Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia investiga la posible incompatibilidad de Bauzá

El Tribunal Superior de Baleares sentenciará sobre los negocios privados del presidente balear

El presidente balear, José Ramón Bauzá, en una foto de archivo. EFE

La justicia investigará los múltiples negocios privados del presidente balear, José Ramón Bauzá, para aclarar si incurren en una incompatibilidad con el cargo público que ostenta. El Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares ha admitido a trámite la demanda presentada por el PSOE y la coalición de izquierda nacionalista Més, en la que se solicita el cese de Bauzá por mantener una actividad económica paralela al desempeño de su ocupación institucional. Las tres infracciones denunciadas, tipificadas como graves y muy graves en la ley balear de Incompatibilidades de Altos Cargos, podrían costarle la inhabilitación para trabajar en la administración durante diez años. El Gobierno autonómico deberá pronunciarse al respecto mediante un escrito en los próximos veinte días, tras lo cual el tribunal emitirá sentencia.

En junio de 2011, Bauzá, farmacéutico de profesión, tomó posesión como presidente, un cargo por el que empezó a cobrar 70.000 euros anuales. En la declaración de bienes que presentó entonces tanto al Gobierno autonómico como al Parlamento no mencionó la titularidad de una farmacia con la que, ese mismo año, había ganado 134.176 euros. Desde entonces, el negocio familiar de Bauzá ha facturado cerca de 2 millones de euros a las diferentes empresas sanitarias del Ejecutivo que preside. El dirigente del PP tampoco dejó constancia de la propiedad de otras dos empresas: Bauser International, enfocada a la gestión de patrimonio, y Divino, una enoteca.

Las escrituras y los balances de cada uno de esos tres negocios particulares están ahora bajo la lupa de los jueces por una posible incompatibilidad con el ejercicio de la función pública a un alto nivel. Para la diputada socialista Pilar Costa, “Bauzá es tri-incompatible” y “debe elegir entre los negocios, que en su momento ocultó, y su cargo como presidente”. El presidente balear ha negado en todo momento “incurrir en incompatibilidad alguna” y cuenta con el aval de los servicios jurídicos del Gobierno, que en su día elaboraron sobre este asunto un informe al que la oposición no ha podido tener acceso.

Pese a las reiteradas peticiones de la oposición en sede parlamentaria, Bauzá solo detalló su patrimonio tras la presentación de un recurso contencioso-administrativo presentado por socialistas y econacionalistas en diciembre. Se supo entonces que, además de mantener las tres actividades económicas ahora bajo sospecha, el presidente posee un chalé y un piso de lujo frente al mar en Palma, además de un solar de 7.500 metros cuadrados en una urbanización y cuatro locales comerciales.