Cospedal, Arenas y Cascos declaran ante Ruz por la supuesta financiación ilegal

Los dirigentes del partido cobraron 2,2 millones del PP y figuran en la contabilidad b del extesorero

Los exsecretarios generales de la formación conservadora Francisco Álvarez Cascos y Javier Arenas, y la actual secretaria, María Dolores de Cospedal, que fueron jefes del extesorero Luis Bárcenas a lo largo de casi 20 años, responderán este martes y miércoles ante el juez Pablo Ruz por la supuesta financiación irregular del partido.

La investigación del caso Bárcenas no solo ha destapado la existencia de una contabilidad paralela, también ha hecho aflorar los jugosos sobresueldos —así los llama Bárcenas— que el partido abonó oficialmente a su cúpula como gastos de representación para completar las retribuciones que recibían del Congreso o del Senado esquivando el régimen de incompatibilidades de las Cámaras. Arenas recibió en dos décadas 1,1 millones de euros del partido; Cascos casi 600.000 y Cospedal 478.000. Además, las acusaciones preparan una batería de preguntas sobre los cuadernos de Bárcenas y los supuestos pagos en dinero opaco a estos dirigentes cuando pasaban a ocupar un puesto en el Gobierno (caso de Cascos y Arenas) y tenían estrictamente prohibidas las retribuciones dobles, del Estado y del partido.

La contabilidad oficial del PP recogida en el sumario refleja que, en determinados años, los secretarios duplicaron o, como en el caso de Arenas, triplicaron sus ingresos gracias a las elevadas retribuciones de la formación cuando Bárcenas tomó las riendas de la gerencia. Génova corría además con los gastos habituales de comidas de trabajo, vuelos, hoteles.

María Dolores de Cospedal, que declara el miércoles, comenzó a percibir gastos de representación cuando llega, en junio de 2006, a la presidencia del PP en Castilla-La Mancha. Desde ese año y hasta el 2011 ingresó 478.507 euros brutos (en cantidades que varían entre los 64.473 euros y los 167.864 euros anuales). Además, recibe como diputada de las Cortes de Castilla-La Mancha otros 342.963 euros en esos seis años. A las dos cantidades anteriores se añaden las asignaciones del senado en representación de su comunidad. En suma, se embolsa en el periodo 963.331 euros por ocupar cargos públicos y ser la secretaria general del PP del 2006 al 2011. En las anotaciones que Luis Bárcenas realizó en la contabilidad b del partido figuran además tres referencias de supuestos pagos a Cospedal en los años 2008, 2009 y 2010 de 15.000, 20.000 y 25.000 euros.

El extesorero apuntó pagos en b a Álvarez Cascos de medio millón

Bárcenas también ha involucrado a la secretaria del PP en otro asunto oscuro sobre financiación ilegal en Castilla-La Mancha el año en que fue nombrada presidenta de la formación en esa comunidad (junio de 2006). El extesorero aseguró al juez que recibió entonces de Sacyr una comisión ilegal de 200.000 euros a cambio de conseguir el contrato de basuras del Ayuntamiento de Toledo, y que entregó ese dinero a José Ángel Cañas, gerente del partido en Castilla-La Mancha. Este último firmó un recibí que Bárcenas entregó en la Audiencia Nacional. Cospedal, que no ha negado la existencia de ese documento, estaría al corriente de esa operación, según el extesorero.

Otro de los citados esta semana, Francisco Álvarez Cascos, tendrá que hacer memoria para aclarar qué sabía de la financiación supuestamente irregular del partido en la década de los noventa. Cascos, el primero que tuvo asegurado un puesto en el Gobierno de José María Aznar tras la victoria electoral de 1996, cobró del partido 575.000 euros entre 1990 y 2006, casi cien millones de las antiguas pesetas. El PP le completaba su nómina de diputado (48.000 euros) pagándole más del doble (19 millones de pesetas, 114.457 euros, cada año). En mayo de 1996 Cascos desembarcó en la vicepresidencia del Gobierno y su nombre desaparece de la contabilidad oficial. Sin embargo, los papeles de Bárcenas le atribuyen cobros de 13 millones de pesetas en b (78.000 euros) en el año 1997 y cantidades de entre 33.000 y 59.600 euros los años posteriores, en los que ocupó además la cartera de Fomento. Bárcenas apunta en su cuaderno supuestos abonos a Cascos que, entre 1990 y 2004 suman 421.693 euros en pagos trimestrales o semestrales atribuidos a “Paco A. C., P. A. C., P. A., Paco”, o anotados por su apellido, “Cascos”. Estas cantidades supuestamente completarían su retribución como ministro de forma ilícita.

Cospedal tendrá que responder por una supuesta comisión de Sacyr

Javier Arenas, en los años ochenta diputado autonómico, dio el salto a la Cámara baja en 1989 por la provincia de Sevilla. Antes de ser nombrado por Aznar ministro de Trabajo, cargo que ocupó entre 1996 y 1999, percibió sueldos del partido de entre dos millones de pesetas anuales (12.000 euros) y 10,5 millones (63.000 euros). Como ministro de Trabajo (entre el 96 y el 99), deja de cobrar del partido, pero Bárcenas apunta en su cuaderno entregas de 15,5 millones en tres años (93.000 euros) que atribuye a “Javier”, “Are”, “J. A.”, “J. Ar.” y a “Arenas”.

En 1999 el diputado por Sevilla abandona el Gobierno de Aznar para ocupar la secretaría general del PP en sustitución de Cascos. Ese año el partido le paga oficialmente 32 millones de pesetas, 192.000 euros por desempeñar el cargo. Pero entre 2002 y 2004 vuelve a ocupar carteras en el Gobierno de Aznar (Trabajo y Presidencia), y reaparece en los papeles de Bárcenas con cantidades anuales que van desde los 43.250 euros a los 19.800. En total, Bárcenas apunta en sus cuadernos pagos en dinero negro a Arenas de 234.320 euros entre 1990 y 2011.

Sobre la firma

María Fernández

Redactora del diario EL PAÍS desde 2008. Ha trabajado en la delegación de Galicia, en Nacional y actualmente en la sección de Economía, dentro del suplemento NEGOCIOS. Ha sido durante cinco años profesora de narrativas digitales del Máster que imparte el periódico en colaboración con la UAM y tiene formación de posgrado en economía.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS