Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paraíso perdido de los Ángeles del Infierno

Caen en Mallorca 22 moteros por homicidio, secuestro, extorsión...

 EL PAÍS-LIVE

Los grupos delictivos integrados bajo la bandera de la banda motera Hells Angels, conocida en España como Ángeles del Infierno —aunque su traducción correcta es Ángeles de los Infiernos—, han recibido un nuevo y duro golpe policial. Una treintena de miembros del grupo han sido detenidos en Mallorca y Alemania por una ristra de delitos que abarca medio Código Penal: homicidio, secuestro, extorsión, amenazas, tráfico de drogas, blanqueo de capitales, falsedad documental e integración en organización criminal. 

A primera hora de ayer, agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía iniciaron la operación conjunta para desmantelar al grupo delictivo. Los agentes actúan bajo la dirección del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco en coordinación con la Fiscalía Anticorrupción. La investigación se inició en las islas, pero al detectarse conexiones internacionales en la supuesta actividad delictiva de los detenidos, la competencia se elevó a la Audiencia Nacional. Entre los detenidos se encuentran los principales líderes españoles de la hermandad motera nacida en Estados Unidos.

En Mallorca han sido arrestadas 22 personas y, además, se han emitido ocho órdenes europeas de detención a Alemania, país de origen de la mayoría de los encausados. Según fuentes de la investigación, los miembros del grupo mafioso instalado en Baleares viajaron desde Alemania en 2009 huyendo de la justicia. En ese país se produjo la primera gran operación contra los Ángeles del Infierno en Europa.

El “capítulo” de la banda motera de Mallorca es uno de los más importantes de Europa. Aunque está integrado por personas de distintas nacionalidades, predominan los alemanes, y sus cabecillas están reclamados por la justicia germana por varios delitos.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó ayer en Pamplona que la operación, en la que se han registrado al menos 31 domicilios particulares, supone un “durísimo golpe” para la organización. “Se demuestra que España no es precisamente un lugar donde estas bandas criminales puedan sentirse tranquilas y cómodas, sino todo lo contrario”, aseguró el titular del departamento.

La intervención policial se ha desarrollado en colaboración con Europol, Eurojust —órgano de cooperación judicial entre Estados de la UE— y países europeos como Holanda, Alemania y Austria.

Se trata del segundo gran golpe que recibe la banda de la calavera alada en España desde 2009, cuando otros 22 miembros de los Ángeles del Infierno fueron detenidos en Cataluña, acusados de formar una estructura “paramilitar” dedicada al tráfico de drogas y a la extorsión. En aquella ocasión, los agentes se incautaron de 200.000 euros en metálico, un kilo de cocaína, libros neonazis y armas. Uno de los detenidos en Barcelona llegó a utilizar esa vez un arma de fuego contra los Mossos de Esquadra que participaron en su detención.

“Nuestra labor es que España sea cada vez un país más seguro, que sea percibido como tal, que una de nuestras fortalezas como país siga siendo que somos percibidos en el exterior como un país seguro, y actuaciones como esta contribuyen a difundir esa imagen”, sostuvo el ministro.